Medio Ambiente

Las tres constructoras de la balsa minera culpan a Boliden del vertido de Aznalcóllar

Todas las constructoras demandadas por la multinacional Boliden, a las que esta empresa reclama 248 millones de euros por la rotura de la balsa que causó el vertido tóxico de Aznalcóllar (Sevilla) en 1998, dijeron ayer en el comienzo del juicio que la responsabilidad de la catástrofe corresponde 'únicamente' a la firma minera.

Así lo manifestaron los representantes legales de Dragados (actual ACS), Intecsa y Geocisa en el juicio que comenzó ayer en el juzgado de primera instancia número 9 de Madrid y que tiene previsto celebrarse durante dos y tres días a la semana hasta el próximo 29 de junio.

Por su parte, Boliden, según fuentes de su defensa, culpa a las constructoras de la balsa y reclama 115 millones por los daños sufridos, más los 90 millones que a su vez le exige la Junta de Andalucía por los gastos de limpieza, así como los 43,7 millones de euros que debe pagar a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. El importe total asciende a los 248 millones que la multinacional sueca intentará recuperar por la vía civil, una vez que los juzgados y la Audiencia de Sevilla archivaron definitivamente en 2001 la denuncia penal abierta contra sus responsables por imprudencia.

En la sesión de ayer, el primero en comparecer fue el responsable legal de Intecsa, Fernando Román, quien aseguró que su empresa se limitó a hacer, en 1977, un informe geotécnico para Boliden, que era la que tenía el 'poder de decisión' y, por tanto, la 'responsable de todo', precisó. Demetrio Ullastres, presidente de Servicios y Concesiones de ACS, coincidió en que 'sin el visto bueno' de Boliden no se podía construir la balsa y añadió que 'nadie puso pegas' a la pauta inicial con la que se diseñó el proyecto.

Por Geocisa, José Polimón explicó que Boliden les encargó un informe de estabilidad de la balsa, en el que no estudiaron las filtraciones de agua ácida, aunque sí aconsejaron que 'las tuvieran en cuenta'. Cuando ya se había diseñado un plan para atajar este problema se produjo el vertido.

Por su parte, la Junta de Andalucía confía en que 'en el plazo de un año pueda haber sentencia' para la demanda que mantiene por vía contencioso-administrativa contra Boliden al margen de los resultados de este juicio.