Escalada de precios

El barril de crudo supera los 73 dólares por las amenazas de Irán

El barril de petróleo ha superado hoy los 73 dólares después de que Irán haya insinuado ­una vez más- que puede usar los hidrocarburos como arma política en el conflicto que mantiene con Occidente a cuenta de su programa nuclear. A estos temores se suman, como ya es habitual, otras circunstancias, como los problemas que persisten en muchas refinerías estadounidenses, justo cuando comienza la temporada de huracanes en el mar Caribe.

Los precios del petróleo superaban así a media mañana en Europa los 73,39 dólares el barril de crudo ligero, después de ganar 1,06 dólares. El barril Brent de Londres, referencia para Europa, subía por su parte 1,49 centavos, y llegaba a los 71,41 dólares.

Inestabilidad política y temporada de consumo

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, afirmó ayer que si Estados Unidos da un "paso equivocado" contra Irán, el flujo de crudo desde el cuarto exportador mundial estará en peligro. Las tensiones entre Irán y las principales potencias occidentales sobre el programa nuclear de Teherán han ayudado sin duda a que los precios del petróleo alcancen en lo que va del año un aumento del 20%, pero no son los únicos.

Los precios del petróleo también están influenciados por los problemas de producción en las refinerías de Estados Unidos ­muchas de ellas están aún en reparación tras el paso del ciclón Katrina del pasado año-, justo cuando se da por comenzada la temporada de huracanes en el Golfo de México (centro de abastecimiento del país), y por la presión del pico de demanda que supone el inicio de la temporada de vacaciones.

Desde Nigeria, al mismo tiempo, siguen llegando noticias que ponen de manifiesto la inestabilidad política del primer productor de África. Ayer, los secuestradores liberaron a ocho trabajadores de compañías extranjeras, sólo dos días después de capturarlos en el primer ataque que registran contra una plataforma en el mar. Por si fuera poco, el crudo padece desde hace meses la situación de falta de capacidad sobrante en la cadena de extracción, o lo que es lo mismo: no se puede producir a más ritmo.