æscaron;ltima

Una empresa italiana rediseña los vaqueros para el mercado musulmán

Al Quds pondrá a la venta en ocho países de Oriente Próximo pantalones adaptados para la oración.

Luca Corradi aprendió su profesión diseñando faldas de 230 euros para MaxMara en Milán. Ahora quiere hacer una fortuna vendiendo tejanos de 27 para musulmanes en El Cairo. Los pantalones vaqueros de Corradi tienen características especiales como tela extra en las rodillas para la oración. Al Quds, la compañía con sede en el noreste de Italia que fabrica los tejanos, planea poner medio millón de pantalones en venta en ocho países de Oriente Próximo para septiembre.

'Son vaqueros sencillos para la vida diaria, diseñados con la idea de la oración en mente, pero no sólo eso', explica Corradi, de 47 años, en una entrevista telefónica desde Karachi, Pakistán, país donde Al Quds empezó a producir los pantalones para Europa en noviembre.

Al Quds, que en árabe significa Jerusalén, está siguiendo el ejemplo de compañías occidentales como Nike de vender ropa para los 1.200 millones de musulmanes del mundo. La economía conjunta de los Estados del Golfo está valorada en 2.300 millones, alrededor de dos tercios más que la italiana. Algunos musulmanes dicen que las compañías están buscando obtener ganancias con su fe, en lugar de atender sus necesidades.

'Seamos honestos, la gente sólo les vende a los musulmanes cuando quieren ganar dinero', dice el imán Mahdi Bray, director ejecutivo de Muslim American Society Freedom Foundation, en Washington. 'Muchos de los muy devotos tienen un conflicto con este concepto'.

La compañía italiana comercializa los pantalones como 'los tejanos preferidos del islam', según el sitio web de Al Quds. Nike también ha intentado explotar el mercado musulmán con una línea de hiyabs deportivos -pañuelos para cubrir la cabeza- que no entorpecen los movimientos.

Al Quds ha vendido 10.000 pantalones desde que salieron a la venta en Europa en el mes de marzo en tiendas minoristas como Carrefour de Francia, el mayor operador de supermercados del continente.

Una fotografía de una mezquita durante la oración, llena de fieles vestidos con pantalones tejanos, inspiró al presidente de Al Quds, Giorgio Lotta, para esta creación. Después se puso en contacto con Corradi.

Los pantalones tienen cintura alta y piernas más amplias para facilitar el arrodillarse, así como bolsillos más grandes para guardar relojes, anillos u otros accesorios que se quitan durante las abluciones. El logotipo está en árabe, y las costuras, en verde, color sagrado en el islam. Los musulmanes tienen el deber de rezar cinco veces al día.

'Es un tipo de explotación de la religión, de un lugar y de una creencia que es sagrada para los musulmanes', opina SMT Wasti, portavoz de la misión islámica del Reino Unido.

Ahmed Ogaiz, de 29 años y gerente de Exxon Mobil en El Cairo, no está de acuerdo. Ogaiz planea comprar los pantalones en cuanto salgan a la venta en Egipto. La idea 'es genial', comenta. 'Una prenda con tanto énfasis en la conciencia cultural debería venderse como pan caliente aquí', concluye.