Juan Bolás

'En el Ibex todos los accionistas son minoritarios'

El ex presidente del Consejo General del Notariado lidera desde hace algo más de un año una asociación que tiene por objetivo defender los intereses de los accionistas minoritarios de las grandes sociedades que están en Bolsa

La asociación que preside Juan Bolás acaba de celebrar su primer congreso en Madrid. Un encuentro que pretende tener una periodicidad anual y que, según sus organizadores, tiene el objetivo de exponer opiniones y debatir sobre los principales temas de actualidad que tengan relación con las sociedades cotizadas y la participación y los derechos del accionista minoritario para 'mejorar y aumentar la transparencia informativa de las empresas y de los mercados'.

¿Con qué objetivo decidieron poner en marcha una asociación de defensa de los minoritarios?

Aemec nació hace poco más de un año como una plataforma de reflexión sobre la problemática del accionista minoritario, muy especialmente en las empresas que cotizan. Y definiendo aún más, en las empresas del Ibex, porque en el Ibex los accionistas comparten una peculiaridad y es que todos son minoritarios. No hay nadie que pueda decir que es mayoritario. Lo que pasa es que hay dos tipos de minoritarios, el minoritario al que nosotros nos referimos, que son pequeños accionistas y los minoritarios de control, los que no obstante, siendo minoritarios, tienen un paquete de control.

Aemec ha recibido numerosas críticas de quienes no comprenden cómo muchos de quienes están al frente de la asociación han sido asesores de grandes empresas.

Esa afirmación es sólo cierta parcialmente. Yo no he asesorado a los minoritarios de control. Y los demás catedráticos que están en la asociación siempre han tenido una inquietud jurídica por la situación de los minoritarios. El que nosotros, en la junta directiva, tengamos además la cobertura de un despacho de abogados Cremades & Calvo-Sotelo no significa nada. Es muy difícil que un buen despacho de abogados no haya tenido en alguna ocasión clientes interesantes.

¿Qué planean proponer en beneficio de los minoritarios?

Queremos que se reflexione sobre el tema del estatuto jurídico del minoritario. Nuestro objetivo es canalizar la sindicación de accionistas, bien sugiriendo reformas legislativas que la faciliten o reuniendo tal cantidad de socios que se pueda presentar una sindicación. Pero para eso necesitaríamos tener, como pasa en Alemania, 150.000 o 200.000 socios. Y de momento nosotros sólo los contamos por cientos.

Si llegaran a conseguir un porcentaje significativo de acciones de una empresa, ¿querrían participar en la gestión?

Habría que ver si a través de un puesto en el consejo o no, pero al menos conseguir que en vez de que no hagan mucho caso cuando habla un minoritario, que provoque el silencio absoluto y la mayor atención porque saben que está hablando en nombre de un porcentaje importante de la sociedad. Queremos respeto, información, transparencia, hacernos valer.

¿Cómo se llevan con otras asociaciones de accionistas muy activas en casos concretos?

Lo mejor que podemos dentro de que una asociación nacida exclusivamente para un caso muy concreto puede ver en nosotros una asociación con una filosofía distinta y que a ellos no les interesa y que pueden temer que les podamos quitar socios. Pero el perfil de nuestro minoritario es distinto que el de ese damnificado concreto.

¿Qué les ha parecido el contenido del Código Unificado?

Todo es mejorable y el contenido del Código Conthe no es todo lo que nosotros habríamos hecho, pero es un paso adelante. Lo que tampoco es razonable es que en una materia donde había una laguna impresionante se vaya a lograr de un plumazo la perfección. Hay que ir paso a paso.

Ojalá cada dos años hubiese una revisión de la situación del accionista. Para que esto tenga continuidad vamos a hacer un libro blanco del accionista minoritario en el que participa gente muy importante y que será el punto de partida para revisiones periódicas sobre la materia.

Absentismo

El presidente de Aemec cree que una de las razones que provocan el absentismo de los minoritarios es que, en su mayoría, no son accionistas sino inversores más interesados en el corto plazo que en la marcha de la empresa.

¿Por qué cree que no han surgido antes asociaciones grandes de accionistas?

En este país, movilizar a las personas, especialmente en materia mercantil, es difícil, porque a cada uno le preocupa lo suyo y no hay solidaridad. Aquello de la unión de minoritarios porque la unión hace la fuerza se queda en papel mojado. La realidad, lo que mira cada uno, es el euro y cómo le va lo suyo. A quienes estudiamos Derecho, nos definían al socio como el partícipe de una empresa común que desarrolla una actividad económica en la que se cree. Pero esa situación del socio accionista no existe en el Ibex, porque no son accionistas, son inversores que desean un resultado a corto plazo, mientras que el accionista está más interesado en resultados a medio y largo plazo. Por lo general, un inversor no va a las juntas y por eso hay ese fenómeno tan viejo del absentismo, que te tienen que regalar una caja de bombones para que acudas a la junta.

¿Cómo se percibe en el seno de las empresas su agrupación? ¿Hay recelos?

Se está produciendo una paradoja, porque los mismos que han estado criticando la pasividad del accionista, no ven tan positivo que se agrupen. ¿En qué quedamos? Pero es humano que haya recelos en las empresas. Hay quien me ha llegado a decir, ¿pero tú que haces ahí? ¡Eso es muy peligroso! En esta vida hay que hacer un esfuerzo para ponerse en el lugar del otro.