EDITORIAL

Transparencia hipotecaria

La efervescencia de la actividad inmobiliaria ha contribuido notablemente al crecimiento económico, pero ha llevado el endeudamiento de los hogares a niveles preocupantes. Pese a que las familias disponen de más de dos euros en activos financieros por cada euro que deben a los bancos y cajas, las deudas están muy concentradas en una franja de familias que las convierten en muy vulnerables a los cambios del ciclo económico o a una fuerte subida de los tipos de interés.

Los sucesivos toques de atención de instituciones públicas y privadas han movido la conciencia del Gobierno, que prepara una serie de cambios en la normativa hipotecaria para prevenir situaciones de riesgo. Quiere introducir competencia en el mercado de tasaciones de los activos inmobiliarios, para que la determinación del precio sea lo más ajustada posible a la realidad, sin sobrevaloración ni minusvaloración. Ahora, en la práctica totalidad de las operaciones de compra de vivienda la entidad financiera que concede el préstamo contrata al tasador, sin dar opción a la elección libre del cliente. No obstante, la actividad tasadora está fiscalizada por el Banco de España.

La designación no tiene mayor importancia, pero la tasación puede estar condicionada por el hecho de que la cantidad establecida se convierte en precio de salida en caso de subasta del bien si se produce impago del crédito. Además, suele utilizarse en la compra como referencia del crédito concedido al comprador. Por ello, una segunda opinión, o una opinión pedida por el cliente, que es quien financia la operación y paga el coste de la tasación, tiene todo el sentido del mercado.

La modificación de la normativa hipotecaria obligará también a los bancos a proporcionar a los clientes escenarios de tipos alcistas para que estén prevenidos del riesgo que corren al contratar por periodos muy largos y obligará también a complementar la oferta con productos que combinen tipos variables con fijos. Buenas iniciativas que llevan retraso, pero que harán un mercado hipotecario más transparente y competitivo.