EDITORIAL

Constructoras de fuste

Los grandes grupos constructores españoles continúan mirando al exterior. Y no sólo mediante compras de participaciones en empresas de otros países, sino interesándose por contratos de fuste allá donde se presentan. El último ejemplo es el ambicioso proyecto de infraestructuras sociosanitarias, basado en la entrada de capital privado, que está poniendo en marcha el Gobierno de Irlanda del Norte. El programa consiste en la construcción de 12 hospitales con una inversión requerida de 3.474 millones, prevista para el periodo 2006-2008. Estamos, en realidad, en un viaje de ida y vuelta. España importó el modelo anglosajón para la construcción de nuevos hospitales, con el ejemplo destacado de los ocho que se han licitado en la Comunidad de Madrid. Ahora son las empresas españolas (ACS, Ferrovial, FCC y Acciona) las que se atreven a competir en la cuna por excelencia de los proyectos de financiación privada.