CincoSentidos

Villas alrededor del mundo para un verano diferente

Las firmas internacionales ofrecen el alquiler de casas para vacaciones en los lugares más atractivos.

Villas en la Toscana italiana, chalets en las bahías tropicales de Panamá, en las más sofisticadas playas de Miami o en alguna isla griega. Alquilar una chalet, una mansión o un apartamento en cualquier lugar del mundo es una de las fórmulas más atractivas que se abren para disfrutar del ya inminente verano. Casas que en ocasiones cuentan con mobiliario del siglo XVIII, con espléndidos jardines y piscinas y, si se elige bien, con espectaculares piscinas.

Como la pasión por viajar, más fácil de plasmar en verano, es compartida por millones de ciudadanos del mundo son varias las firmas que se dedican a recopilar ofertas alrededor del globo para las vacaciones. Por ejemplo, Interhome reúne 20.000 casas en 15 países europeos, desde Suiza, España a Irlanda o Hungría, y en Florida, en Estados Unidos. Dentro de esa amplia oferta, esta empresa cuenta con algunas más exquisitas, que denominan VIP (cinco estrellas) y TOP (cuatro estrellas).

De cinco estrellas es una casa de 900 metros cuadrados del siglo XVI en Arezzo, en Toscana. Esta villa, que ha sido reformada respetando su origen, se puede alquilar por 6.500 euros por semana en verano. Y en Grasse, a unos 20 kilómetros de Cannes, en plena Riviera francesa, Interhome ofrece una villa de 300 metros cuadrados por más de 5.000 euros por semana.

Dentro de las ofertas internacionales que basan sus atractivo en el mar y en las palmeras está Costa Rica, un país que cuenta con destinos tranquilos a la par que exóticos. Según la compañía Propiedades de Costa Rica, la zona que prefieren tanto los ciudadanos de ese país como los extranjeros para pasar las vacaciones es Valle Central, en donde es posible alquilar casas individuales en áreas residenciales o condominios (apartamentos). Y allí se puede optar por villas cercanas a las playas del océano como Tamarindo, El Coco o Papagayo, aunque también se puede elegir la costa del Caribe. La citada empresa ofrece, por ejemplo, una casa en Santa Teresa, que se ubica a 150 metros por encima del Pacífico, desde la que, según señalan, es posible contemplar además del agua una exultante naturaleza: flores, pájaros, monos, mariposas...

Los precios de las casas individuales en el citado país centroamericano de unos tres dormitorios, en las que se da relevancia a la privacidad y a la seguridad, están en el entorno de los 2.000 euros por semana. Casi siempre cuentan con piscina y es posible contratar servicio doméstico e, incluso, cocinero.

Desde Servihome, una compañía que cuenta con casas en decenas de lugares del mundo, se presentan algunas ofertas que no son demasiado caras ni elitistas, pero que en algunos casos ofrecen eso que llaman 'encanto especial'. Son alojamientos para las vacaciones que están ubicados en Suiza, Grecia, Argentina, las Islas Barbados o en Marruecos. En este país, se ofrece, por ejemplo, una blanca casa en Assilah, a 40 kilómetros de Tánger, de 250 metros cuadrados, con vistas al Atlántico. De decoración típica del país, cuenta con una pequeña piscina interior. En temporada alta, el alquiler se eleva a unos 2.600 euros por semana.

Pero algunas de las posibilidades más suntuosas se encuentran en España. De cinco estrellas, Interhome ofrece una villa en Granadella, en la localidad alicantina de Jávea. En primera línea de playa, la casa está construida en diversos niveles y cuenta con sauna, billar y, por ejemplo, con un comedor exterior con barbacoa para unas 14 personas.

Y una de las ofertas estrella de Servihome en España es una casa de la Costa Brava, en la localidad de Mont-Ras, en la playa de Canyelles y cerca de una zona de bosques y viñedos. Con unos 600 metros cuadrados, está ubicada en una finca de 10 hectáreas por 6.000 euros la semana en temporada alta.

El lujo secular de los castillos

Ya sea Francia, Escocia o Inglaterra, son varios los países europeos que cuentan con castillos restaurados que ahora pueden ser disfrutados por los actuales viajeros. Aunque de diversas épocas, la mayor parte de los ubicados en Gran Bretaña e Irlanda son originarios de la Edad Media, mientras que los franceses, ubicados generalmente en el Valle de Loira, son más modernos y se acercan más a lo que es un palacio rural.

Las fórmulas de alquiler dependen básicamente del tamaño del castillo, y los que son grandes están más orientados a formar un grupo de amigos o conocidos formado por unas 18 personas. Pero también los hay pequeños, como el de Ballyhannon en Irlanda, que cuenta con ocho camas y cuyo arrendamiento se eleva a unos 4.000 euros por semana, aunque depende de la temporada del año.

En Francia, la oferta es relativamente amplia dentro de lo estrecho que es este mercado. Dos de las opciones son el Chateau de Craon, del siglo XVIII, y el Chateau de la Guillonniere. En este último se puede alquilar una de las alas del castillo, varias dependencias y casitas adyacentes por unos 8.000 euros por semana.

Islas y faros

¦bull; Noruega, Nueva Zelanda, Escocia y Gales son algunas de las localidades a lo largo de las costas de mares y océanos del mundo que ofrecen faros, las torres que servían de guía a los barcos, para alquilar durante un periodo de tiempo. Existen algunos muy rústicos, sin luz eléctrica, o con prestaciones modernas. The National Trust of Scotland es una de las entidades que permiten acceder a esos lugares, a los que a veces sólo se puede acceder por barco. El alquiler puede ser por semanas e incluso por noches.

¦bull; El Egeo y otros mares griegos se encuentran entre los lugares favoritos de europeos, especialmente alemanes, nórdicos y británicos. Los precios de firmas como Servihome suelen estar en los 400 euros para apartamento y 1.000 euros para las villas por semana.

¦bull; Y para los más privilegiados robinsones otra vía es el alquiler de una isla privada, en los océanos Índico, Pacífico y en el mar Caribe. Una de las empresas que se dedican a esta actividad es Vladi Private que cuenta con unas 180 islas o islotes repartidos por el mundo. Los precios pueden ascender a los 140.000 euros por semana.