Mercado inmobiliario

Vender una vivienda nueva requiere cada vez más tiempo

El periodo medio de venta puede aumentar hasta los tres años, según estudios del sector.

El mercado inmobiliario español está viviendo ahora la desaceleración que los expertos habían vaticinado en 2005. A pesar del dinamismo demostrado, el crecimiento del sector se frenará en 2006 y 2007, según el Anuario Estadístico del Mercado Inmobiliario Español de 2006, de la consultora jurídica Acuña y Asociados, presentado ayer.

El informe concluye que la venta de las viviendas nuevas requerirá más tiempo y el alza de los precios se moderará en comparación con los últimos cuatro años, al igual que la oferta y la demanda.

Si en la actualidad el tiempo medio de venta de las viviendas nuevas (desde el inicio de la gestión hasta el ingreso en el mercado) es de dos años, en 2006 y 2007 esa media se podría extender a dos años y medio y hasta tres años.

El precio de la vivienda subirá un 6% en 2007, según la consultora Acuña

El presidente de Acuña y Asociados, Fernando Rodríguez, mencionó ayer las causas de fondo del cambio de tendencia: la subida de los tipos de interés, el incremento del precio del petróleo y el aumento de la inflación. Estos factores afectarán a la capacidad de endeudamiento y a las condiciones de financiación.

Según el informe, el alza de los tipos de interés reduce la capacidad del salario en un 5%, para un endeudamiento del 30% de los ingresos familiares, y en un 7% para un endeudamiento del 40%. 'Ese efecto es muy fuerte para el crecimiento de las ventas al por menor', apuntó Rodríguez.

La ampliación del periodo de venta es un 'handicap' para los promotores, pues su carga financiera se verá incrementada dado que las viviendas ya estarán acabadas y tendrán que asumir el pago de intereses y amortizaciones, explican en Acuña y Asociados.

Los compradores de vivienda nueva cada vez tendrán que hacer mayores esfuerzos financieros. El coste del endeudamiento, en comparación con los salarios, se mantuvo a la baja hasta 2004 y se equiparó con las remuneraciones en 2005. Según el anuario, durante este año los costes superarán ligeramente los salarios.

Alza de precios

En comparación con 2005, en 2006 la oferta de vivienda nueva bajará un 9%. Ese freno en el número de viviendas iniciadas empezó en 2005, cuando se registró un crecimiento de sólo el 3,44%, en comparación con el 11,6% de 2004. Igualmente, el número de hipotecas creció en menor proporción en 2005.

La evolución del número de hipotecas no refleja en su totalidad un aumento en el volumen de las ventas, porque la estadística incluye no sólo el número de transacciones financiadas, sino que engloba también las refinanciaciones de créditos hipotecarios.

Los precios, que tuvieron un aumento de 13% en 2005, crecerán un 8% en 2006, y un 6% en 2007. El informe no prevé una caída sustancial de precios en los próximos dos años, salvo en los productos del segmento alto.

En el informe presentado ayer también se da cuenta de las diferencias en el mercado metropolitano y el de costa. En las áreas metropolitanas continuará frenándose la oferta y rebajándose el alza de los precios mientras que la demanda seguirá disminuyendo en la medida en que las condiciones de financiación continúen empeorando. En las áreas turísticas, los precios mantendrán un crecimiento en torno al 15%, pero la oferta bajará un 16%.

Rodríguez recordó que el sector inmobiliario representa el 14% del PIB y, en concreto, el de la edificación, un 10%, por lo que llamó la atención sobre la evolución del mercado en los próximos dos años.