Aerolíneas

Iberia dice que la mayoría de rutas desde Barcelona no son rentables

El presidente de Iberia, Fernando Conte, aseguró ayer antes de la celebración de la junta de accionistas, que la mayoría de las rutas que la aerolínea realiza 'punto a punto' no son rentables. Y aunque no lo dijo expresamente, señaló que terminarán por cerrarse ya que 'nuestra política no contempla volar con pérdidas'. Conte apostó por la potenciación en el futuro del Puente Aéreo entre Madrid y Barcelona, al que calificó como 'el mejor producto de este tipo que existe en el mundo', con ventaja sobre el que une las ciudades estadounidenses de Nueva York y Washington.

Conte se lamentó de que no estuviera prevista la llegada al aeropuerto de Madrid-Barajas del tren de alta velocidad, ya que ello 'impedirá la intermodalidad entre el avión y el AVE'. Preguntado sobre las consecuencias que tendrá para Iberia la llegada de un servicio ferroviario de altas prestaciones entre Madrid y Barcelona con una duración de dos horas y media, el presidente de la aerolínea precisó que 'lo primero será comprobar si es capaz de cumplir ese horario'.

En el caso de que llegue a alcanzar ese registro, Conte consideró que seguirá habiendo clientes que prefieran el Puente Aéreo ya que les permite 'ir por la mañana y volver a comer a medio día a su casa'. Señaló además que el mercado demuestra que el número de viajeros entre Madrid y Barcelona va a crecer de forma muy importante.

El presidente de Iberia eludió pronunciarse sobre la posibilidad de que el aeropuerto barcelonés del El Prat pueda finalmente caer bajo la jurisdicción de una empresa en la que participe la Generalitat y el ayuntamiento de Barcelona. Por contra, expresó una opinión absolutamente desfavorable a la privatización de los aeropuertos 'ya que se convertirían en un monopolio privado y la tendencia irrefrenable de las tasas que pagan los usuarios y los compañías sería siempre al alza y sin control.

Sobre la creación de la compañía de bajos costes en la que participa Iberia, confirmó que se había montado sobre una sociedad domiciliada en Madrid que se denomina Catair. 'La marca comercial será determinada por los ejecutivos que se están buscando y que queremos que estén elegidos en breve'. Conte tuvo especial interés en afirmar que el consejo de Iberia había decidido participar en la aerolínea de bajos costes 'por unanimidad' y que 'el principal impulsor del proyecto en el consejo ha sido British Airways'. Sobre la negociación con los pilotos y tripulantes de cabina para renovar los convenios colectivos aseguró que 'es mejor un buen acuerdo que un pacto rápido.

Conte señaló que en el plan director de la compañía para los próximos tres años no contempla entre las prioridades estrechar los lazos con British Airways. El presidente de Iberia afirmó que un mayor grado de colaboración entre ambas empresas está sujeto a que se firme el acuerdo de cielos abiertos entre Europa y Estados Unidos. Sugirió que en el momento en el que se firme este convenio, las relaciones entre las dos aerolíneas podrían estrecharse.

Conte reconoció el éxito de la fusión Air France y KLM y señaló que Iberia seguía siendo la aerolínea con una posición más sólida en los vuelos entre Europa y Latinoamérica.