Ordenadores

Dell deja de ser fiel a Intel e integra chips de AMD por primera vez

Dell era la única de las grandes marcas de PC que se resistía a trabajar con los procesadores de AMD. Pero esta fidelidad ciega hacia a Intel ha terminado, pues Dell ha anunciado que a finales de año sacará los primeros equipos basados en los procesadores de AMD. Por el momento, sólo utilizará los Opteron para su gama alta de servidores, pero esta decisión marca un punto de inflexión para Dell.

El cambio llega en un momento en el que sus competidores HP y Acer empiezan a acortar distancias respecto al primer fabricante mundial de PC, que acaba de presentar unos resultados no muy optimistas. Dell ha experimentado en el primer trimestre un aumento de las ventas de un 6%, con una facturación de 14.200 millones de dólares, pero sus beneficios se quedaron en 762 millones de dólares, lo que representa una caída del 18% respecto al mismo periodo del año anterior.

Michael Dell, su presidente, ya ha anunciado una serie de medidas para superar este bache, que pasan por acelerar sus planes de reestructuración para reducir sus costes en 3.000 millones de dólares y dedicar 100 millones a mejorar los servicios.

La entrada de AMD en su oferta es otro de los cambios estratégicos. Dell siempre ha mantenido que su modelo pasa por trabajar con tecnologías estándares, por lo que daba a entender que Intel era el único estándar en cuanto a procesadores. Pero en los últimos meses, cuando el rumor de que podría empezar a integrar chips de AMD se hacía más fuerte, Dell empezó a decir que no tenía ningún problema para abrirse a nuevos proveedores si percibía que había una demanda por parte de sus clientes.

AMD, que se ha mostrado encantada con este cambio de actitud, siempre ha visto en la íntima relación entre Dell e Intel algo más que una preferencia tecnológica. 'Calculamos que Intel le paga a Dell del orden de 1.000 millones de dólares anuales en forma de bonificaciones y descuentos', aseguraba Héctor Ruiz, consejero delegado de AMD, en una entrevista a Cinco Días en octubre del año pasado.