Ayuda al desarrollo

El Gobierno condonará 800 millones a diversos países africanos

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, anunció ayer la intención del Gobierno de condonar 800 millones de euros a los países africanos que emiten un mayor número de inmigrantes hacia España, como instrumento de ayuda a su desarrollo. El Ejecutivo aprobó ayer las líneas generales del llamado Plan África que tiene un horizonte de tres años y prevé la creación de embajadas en Malí, Sudán y Cabo Verde, el reforzamiento de los procedimientos de repatriación inmediata de inmigrantes irregulares y el aumento de los controles fronterizos para combatir la inmigración ilegal.

Con el propósito de frenar la avalancha de inmigrantes en Canarias, el Gobierno ha pedido a la Agencia Europea de control de fronteras exteriores que ponga en marcha una delegación en las islas para aumentar la vigilancia de las aguas. Fernández de la Vega informó que el objetivo es controlar con mayor eficacia los flujos migratorios que llegan a las costas españolas. Para ello, el Gobierno prevé también la creación de oficinas técnicas de cooperación en Cabo Verde, Etiopía y Malí, que se añadirán a las de Angola, Guinea Ecuatorial, Mozambique, Namibia, Senegal y Mauritania. También se reforzarán las agregadurías de Interior en países como Ghana, Nigeria y Senegal.

En el plano interno español, se potenciarán las medidas de control de las fronteras, así como los mecanismos de obtención de información acerca de las rutas y medios utilizados por las redes de inmigración ilegal.

Fernández de la Vega anunció también el propósito del Gobierno de reforzar los procedimientos de repatriación inmediata de inmigrantes irregulares y de intensificar los esfuerzos para completar acuerdos de readmisión con los países subsaharianos de origen de estas personas.