Mercados

La Bolsa sufre la peor caída en dos años por temor a más alzas de tipos

Sesión de infarto en los mercados. La decepción que causaron los datos de inflación de abril en EE UU se recibió con una oleada de ventas en las Bolsas. En cuestión de minutos el Ibex borró las ganancias de la mañana y concluyó la peor sesión desde el 15 de marzo de 2004. Perdió el 3% y cerró en los 11.248,2 puntos.

Cambio de sentimiento en el mercado. El pánico se apoderó de los inversores ayer a raíz de la publicación del IPC de EE UU. Los precios subieron un 0,6% en abril frente al 0,5% esperado, una décima que resultó dramática ya que avivó el temor a una prolongación del ciclo de subidas de tipos.

'El dato de inflación empieza a reflejar los efectos de la subida del precio del petróleo y deja claro que la Reserva Federal puede actuar en la próxima reunión. Los datos van a determinar su política futura y esto genera mucha incertidumbre y volatilidad. Precios altos con una capacidad productiva elevada asusta', señala Javier Barrio, de Capital Markets.

La reacción del mercado no se hizo esperar. Minutos después de la publicación del IPC las Bolsas sufrieron una corriente vendedora de una intensidad no vista en años. El Ibex pasó de ganar algo menos del 0,3% a caer un 3%. Hay que remontarse al 15 de marzo de 2004, tres días después de los atentados del 11 de marzo, para encontrar una caída similar en el mercado. Entonces el Ibex cayó el 4,15% en reacción, también, a la victoria del PSOE en las elecciones generales.

El Ibex cede el 6,9% en seis sesiones y reduce la subida anual al 4,79%

'Las caídas han sido exageradas. La rapidez e intensidad de las ventas hace pensar que es una corrección técnica. Desde el punto de vista fundamental no ha cambiado nada. Se han roto niveles técnicos y esto exagera las caídas cuando se saltan los stop/loss (límite que establecen algunos operadores como pérdidas)', comenta Jaime Hoyos, de Banco Urquijo. Este experto, por tanto, no descarta un rebote en el corto plazo aunque reconoce que en los próximos meses la incertidumbre va a ser la nota dominante.

En el resto de Europa las ventas también azotaron a todos los mercados sin excepción, avivadas también por el mal arranque de Wall Street. El Dax, el más castigado de los grandes mercados, perdió el 3,4%, la mayor caída diaria desde marzo de 2004. El Euro Stoxx, por su parte, retrocedió un 3,35% en una sesión en la que los 18 sectores del índice Stoxx terminaron en pérdidas.

En las últimas seis sesiones el Ibex ha pasado de cotizar en los 12.083,3 puntos, un nivel que situó el índice a un paso del máximo histórico, a perder un 6,9% y situarse en los 11.248,2 puntos, lo que reduce la ganancia en el año al 4,79%. 'El retroceso confirma que estamos en una fase de corrección más importante que en 2004. Creo que marca el inicio de una corrección de unos meses, algo normal después de tres años de subidas. Entiendo que una caída del 15% desde máximos es el suelo que puede ver el mercado de aquí a octubre', comenta Nicolás López, de M&G Valores.

El miedo del mercado a nuevas alzas de tipos de interés también se reflejó en el mercado de deuda. La rentabilidad del bono español, que se mueve a la inversa que el precio, subió al 4,07%.

La caída de la Bolsa ayer se produjo, además, con un fuerte volumen de negocio, otro motivo de preocupación. Los inversores movieron un total de 5.134,08 millones de euros, una cifra muy superior a la media diaria de abril de 3.810,35 millones.

'Los movimientos tan bruscos y violentos me hacen ser pesimista. La volatilidad también ha remontado', comenta Javier Barrio, de Capital Markets. La volatilidad, de hecho, alcanzó niveles de mayo de 2004.

En Wall Street, la jornada fue la peor desde el 20 de enero, cuando los malos resultados de empresas como Intel, General Electric o Motorola hundieron al mercado. En la sesión de ayer, el Dow Jones perdió un 1,88%; el S&P, un 1,68% y el Nasdaq, un 1,5%.

Las ventas mandan en 34 de los 35 valores del Ibex

La corriente vendedora que azotó ayer a los mercados afectó a todo tipo de sectores y compañías sin excepción. En la Bolsa española, el Ibex saldó la jornada con 34 de los 35 valores en negativo. TPI, la única que se salvó de la criba, concluyó en tablas.

Los sectores más sensibles a los tipos de interés, como las constructoras y las inmobiliarias, estuvieron entre los valores más afectados. FCC, la peor del Ibex, cayó el 6,27%, mientras que Sacyr Vallehermoso y Acciona también estuvo en los puestos de cola con caídas respectivas del 4,09% y del 3,96%.

Los inversores, sin embargo, no hicieron distinciones y vendieron todo tipo de compañías. Inditex (-4,26%), Repsol (-4,06%), Sogecable (-4%) e Iberia (-3,83%) también estuvieron entre los peores del Ibex.

Una de las pocas excepciones del día fue para la empresa catalana Grifols, que debutó con una subida del 15,68%. Adolfo Domínguez, también destacó con uno de los avances más significativos del mercado continuo, al anotarse un 1,95% un día después de presentar resultados.

Los expertos comentan que si las caídas se prolongan los menos beneficiados este año deberían encontrarse entre los más favorecidos. 'La corrección debería ser asimétrica a lo que ha sido la subida', comenta Nicolás López, de M&G Valores.