Bienes tangibles

Bosques Naturales se apuntó deuda como ingresos, según su auditor

Bosques Naturales contabilizó operaciones de endeudamiento financiero como si fueran ingresos, según el informe de auditoría de PricewaterhouseCoopers sobre las cuentas de 2003. La empresa rechaza esa interpretación.

Entre las diferentes irregularidades que PricewaterhouseCoopers encontró en las cuentas de 2003 de Bosques Naturales, una hacía referencia a la contabilización de deudas como ingresos. PwC señalaba que la empresa ha realizado operaciones de venta de árboles en las que, como consecuencia de la cesión a Bosques Naturales de una parte del usufructo que se obtenga en el momento de la corta y venta de la madera de los árboles vendidos, la sociedad se compromete y obliga a reembolsar al comprador el importe pagado en concepto de precio de venta de los árboles, precio de mantenimiento y los impuestos indirectos aplicables durante el periodo de maduración del árbol o periodos inferiores.

El auditor subrayaba que 'la sociedad ha registrado el precio de venta de los árboles como ingreso del ejercicio; no obstante, de acuerdo con la normativa contable aplicable, esta operación debería tratarse como un endeudamiento financiero.

PwC entendía que el resultado del ejercicio se encontraba sobrevalorado en 424.000 euros, prácticamente el doble del beneficio declarado por la empresa, la cual se hubiera situado en pérdidas de seguir el criterio del auditor.

El ICAC dijo que si no se transmite el riesgo se está ante una operación financiera

El endeudamiento financiero y el inmovilizado, según el informe, estarían a su vez infravalorados en aproximadamente 451.000 euros y 27.000 euros respectivamente. Y, además, los ingresos diferidos por mantenimiento de esos contratos, por importe de 176.000 euros, deberían ser reclasificados como endeudamiento financiero.

El consejo de administración de Bosques Naturales no esperó siquiera al informe definitivo del auditor para contestar a sus argumentos. En el informe de gestión del ejercicio 2003, se pronuncia sobre el criterio del auditor de considerar ciertos contratos de venta de árboles como si fueran una operación de financiación clásica, y 'manifiesta su más rotundo desacuerdo con la opinión expresada por los auditores dado que no existe ninguna norma especifica que regule la problemática contable de las operaciones de recompra'. Además asegura 'que la motivación que indujo a vender este producto no fue financiera, sino de comercialización ordinaria como en todos los productos que vende la empresa', 'que Bosques Naturales utiliza los medios de financiación clásicos como son entidades financieras y sus propias ampliaciones de capital' y 'que por tanto procede recoger la venta sin más, reconociendo las pérdidas o beneficios que se produzcan en la misma'.

PricewaterhouseCoopers fue sustituido como auditor por la firma Iur tras el duro informe emitido por la primera. El nuevo auditor planteó una consulta al Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas sobre esa y otras cuestiones resaltadas por PwC. El informe del ICAC en nada quitaba la razón a PwC, aunque en algunos casos dejaba abierta la posibilidad de diferentes interpretaciones.

El nuevo auditor no ha puesto ninguna salvedad a las cuentas de Bosques Naturales de 2005.

Según la respuesta del ICAC, hay que analizar 'la verdadera naturaleza económica que subyace en las operaciones'. En una doctrina que en parte sería de aplicación a los casos de Afinsa y Fórum Filatélico, sostiene que 'para considerar contablemente que se ha producido la enajenación de un bien, será necesario que de las condiciones económicas de estas operaciones se desprenda que los riesgos y ventajas sustanciales inherentes a la propiedad del bien han sido efectivamente transmitidos'.

Así, 'en aquellos contratos en que no se hayan transmitido los riesgos y ventajas, por aplicación del principio de prudencia (…) habrá que considerar que estamos ante una operación financiera'.

En particular, en los contratos con compromiso de recompra, debería analizarse el fondo económico de la operación, dice el ICAC, 'pudiéndose llegar a la conclusión de que lo que se produce es una operación financiera en la que un tercero (cliente) cede temporalmente recursos financieros a la sociedad, con la garantía de un activo (árbol), recibiendo en contraprestación una rentabilidad mínima'.

Por el contrario, matiza el ICAC, cuando estemos ante situaciones en las que se ponga de manifiesto que nos encontramos ante operaciones de transmisión de los riesgos y ventajas significativos, la operación sí debe contabilizarse como una venta. Esta explicación, aun dando la razón a PwC, dejaba una puerta abierta a una interpretación diferente de los hechos, 'de la verdadera naturaleza económica de la operación', que es la que ha servido para que la auditora Iur firme un informe de auditoría sin salvedades para las cuentas de 2003.

Informe completo

El duro informe de Pricewaterhouse sobre las cuentas de Bosques Naturales de 2003 ponía una limitación al alcance y cuatro salvedades cuantificadas que convertían en pérdidas los beneficios declarados. El informe está disponible en www.cincodias.es.

'Ninguna inversión es totalmente perfecta'

Parte de la filosofía de inversión de Bosques Naturales está expresada en el artículo incluido en su informe anual con el título Seguridad y rentabilidad, firmado por Vicente Baquero en calidad de 'consultor'. En él arremete contra la inversión en Bolsa y en inmuebles y alaba la alternativa de invertir en árboles.

'El inversor, al verse abandonado por la rentabilidad en la conservadora renta fija, se ha volcado con fruición a poner su dinero en manos de especuladores bursátiles y a enterrar sus excedentes económicos y su ahorro en inmuebles, comprando nuevas promociones como si fueran churros'.

Frente a esas locuras de la Bolsa y los inmuebles, 'un árbol sobre la tierra es una inversión que reúne los dos requisitos: protección contra la inflación, puesto que es materia prima, y que además genera una rentabilidad que se deriva de la unidad real de la madera sic'

'Es verdad que estamos hablando de 20 años para ver su rentabilidad última, aunque hay mecanismos para obtener liquidez en menos tiempo si fuera necesario'. ¿Cuál es el resultado? 'Con paciencia, rentabilidad máxima; a corto y medio plazo, un buen negocio. Ninguna inversión es totalmente perfecta'.

Bosques Naturales celebra estos días su décimo aniversario. La empresa sigue ofreciendo en su página web el llamado Plan 10, que garantiza recuperar el 200% de lo invertido en un plazo de 10 años con un pacto de recompra, si bien fuentes de la empresa aseguran que ese tipo de productos están 'descatalogados'.