Laboral

Alemania abre la puerta al salario mínimo

Logrará el Gobierno de gran coalición de Angela Merkel crear más empleo? La canciller sabe que en las elecciones de 2009 se la juzgará por los resultados de su política laboral. Pero también reconoce que el asunto es difícil porque el crecimiento económico no se traduce automáticamente en creación de empleo.

Pasado el primer invierno de la gran coalición, ahora llega la política de reformas. Democristianos (CDU/CSU) y socialdemócratas (SPD) coinciden en que, con casi cinco millones de parados, el primer objetivo es crear empleo, pero divergen en los instrumentos. Mientras el SPD apuesta por la introducción de un salario mínimo, los democristianos proponen un sueldo combinado, un suplemento salarial del Estado para trabajadores de bajos ingresos con el fin de motivar a los desempleados a aceptar empleos de baja remuneración. Pero este complemento salarial resultaría caro si no se recorta el subsidio de desempleo.

En EE UU existe un sobresueldo similar: el denominado earned income tax credit; pero las diferencias entre ambos países son grandes. Mientras en EE UU, la ayuda social está temporalmente limitada; en Alemania, puede cobrarse de por vida.

Aunque desde 2005 los desempleados sólo reciben el importe completo del subsidio de paro si están dispuestos a asumir un trabajo de baja remuneración, esto no siempre se aplica. Los analistas creen que los sueldos combinados no crearán más empleo si no se recortan las ayudas sociales y se desregula más el mercado laboral.

Tampoco el salario mínimo propuesto por el SPD satisface a todo el mundo. Oscilaría entre los seis y los 7,50 euros a la hora, según sectores y regiones. Así, para los peluqueros del Estado de Sajonia, que cobran 3,06 euros, supondría duplicar sus ingresos. En Alemania no existe un salario mínimo por ley, sino que son los representantes de los empresarios y trabajadores quienes negocian los sueldos con un sistema tarifario. El 70% de los trabajadores tiene contratos tarifados. Los más bajos oscilan entre los 1.075 euros (parte oriental) y los 1.158 (occidental) en el sector gastronómico.

Muchos políticos de la CDU/CSU están en contra del salario mínimo por considerarlo un obstáculo al empleo. Los detractores argumentan que en el sistema social alemán ya existe un sueldo mínimo de facto para quienes buscan trabajo: el subsidio de desempleo, que representa el escalón más bajo. Una persona que viva sola y sin hijos recibe como mínimo entre 1.000 y 1.200 euros mensuales, incluida la ayuda estatal a la vivienda (pago de alquiler). El debate en torno al sueldo mínimo ha surgido también por miedo al dumping salarial y la competencia de los trabajadores del este de Europa que ofrecen sus servicios en Alemania. El sueldo mínimo ya existente en algunos sectores (construcción, pintura, derribos y desguace) oscila entre los 1.200 euros para pintores del este de Alemania y los 1.760 euros en el sector occidental de la construcción.

Opiniones encontradas

El economista Wolfgang Franz, del Centro de Investigación Europea de Economía (ZEW), considera que el sueldo mínimo es el causante del desempleo juvenil en Francia; mientras que Gustav Horn, del Instituto de Macroeconomía e Investigación económica, recuerda que cuando Reino Unido introdujo el salario mínimo en 1999 se temió por la pérdida de puestos de trabajo y ocurrió todo lo contrario: aumentó la oferta de empleo poco cualificado. Sin embargo, el Instituto de la Economía Alemana (IdW) defiende que el sueldo mínimo reduce las posibilidades de los poco cualificados de encontrar trabajo.

Por el contrario, el jefe del grupo parlamentario socialdemócrata, Peter Struck, ferviente defensor del salario mínimo, considera que 'no se puede permitir en Alemania sueldos por debajo de los cuatro euros por hora.' Más de dos millones de alemanes tienen dos empleos porque con uno no ganan para cubrir sus necesidades mínimas. Además, hay 1,3 millones de personas que ganan menos de 1.000 euros al mes o seis euros por hora. Si bien, el presidente de la patronal, Dieter Hundt, opina que 'con cinco millones de parados, crear un sueldo mínimo superior al subsidio de desempleo sería contraproducente'.

Otros proyectos del Gobierno para reformar el mercado laboral pasan por reducir los 'costes no salariales' (las cotizaciones que aportan patronos y trabajadores suponen más del 40% del salario bruto); facilitar el despido (ampliando el periodo de prueba de seis meses a dos años), fomentar el autoempleo, y el plan especial para mayores de 50 años.

Más ayuda para quienes decidan cuidar de los hijos

Mientras continúa el debate sobre la institución de un salario mínimo, los partidos de la coalición de Gobierno han suscrito un acuerdo para reformar el sistema de subsidio a las familias por el que el Estado pagará a los padres que dejen de trabajar para cuidar a sus hijos hasta el 67% de los ingresos que pierdan durante 14 meses. Para que esa subvención pueda cobrarse, se exigirá que el padre asuma al menos dos meses del periodo en cuestión, mientras que el tiempo restante se lo pueden distribuir padre y madre como les convenga. Como máximo se reembolsarán 1.800 euros al mes de los ingresos que dejen de percibir.

Este sistema entrará en vigor en enero de 2007. Se calcula que costará 3.870 millones de euros al año.

Otra de las decisiones relevantes que ha adoptado el Gobierno recientemente es el aumento de tres puntos (del 42% al 45%) del IRPF a los alemanes que ingresen más de 250.000 euros al año (500.000 las parejas) con el fin de incrementar la recaudación. A ello se suma el alza de tres puntos en el IVA (del 16% al 19%), también para elevar los ingresos públicos.

Entretanto, continúa la negociación salarial en la industria. El poderoso sindicato IG Metall exige una subida salarial del 5% para más de tres millones de trabajadores, pero la patronal no se mueve del 1,2% (porcentaje idéntico al incremento de la productividad).