Inditex

El mercado premia el cambio tranquilo de Isla en Inditex

La capitalización de la compañía sube 5.461 millones un año después de la llegada del vicepresidente

El 16 de mayo de 2005 Inditex hizo público uno de los fichajes más sonados de la reciente historia empresarial española. Tras varios meses de estudiar diferentes perfiles de candidatos Amancio Ortega se decantaba, con la ayuda de la firma de cazatalentos Korn/Ferry, por Pablo Isla para el puesto de consejero delegado. El hasta ese momento copresidente de Altadis asumía la difícil tarea de sustituir al creador en la sombra del milagro Zara, José María Castellano, que había renunciado al cargo, aunque por entonces aún conservaba su condición de vicepresidente ejecutivo.

Los números obtenidos por Isla en su primer aniversario al frente de la compañía arrojan un balance positivo: Inditex cerró su último ejercicio con un beneficio de 803 millones de euros, un 26% más, ha superado a H&M con la compañía textil europea que más factura y vale en Bolsa 5.461 millones más que cuando él asumió las riendas. Los analistas alaban la labor de este abogado del Estado de 42 años, aunque matizan que se encontró con una máquina perfectamente engrasada, y hablan de un 'cambio tranquilo' más que de una revolución en su primer año de gestión.

'A Isla le han sentado a los mandos de un Ferrari y no podía hacer otra cosa que dejarle correr. Ha puesto en marcha pequeños cambios, ajustes finos, pero siempre desde el sentido común', explica José Francisco Ruiz, analista de Kepler Equities. Cuando llegó a Inditex Isla se encontró un plan estratégico ya diseñado cuyo objetivo es duplicar el tamaño de la compañía en 2009. 'æpermil;l sabe muy bien en qué tipo de empresa está, con clara vocación de crecimiento, y su principal aportación en este tiempo es transmitir el mensaje de que Inditex, además de crecer, también puede controlar sus costes, algo que no había quedado muy claro en la etapa anterior', indica Ruiz.

INDITEX 21,98 0,46%

Isla, al que los expertos reconocen una mayor transparencia y comunicación con los mercados financieros que a su antecesor (de hecho, con él Inditex ha presentado por primera vez los resultados anuales en rueda de prensa) se ha comprometido a reducir el actual diferencial de crecimiento existente entre las ventas y los gastos de explotación en un plazo de tres años. De acuerdo con esta meta, la tasa de incremento de ambas magnitudes debe igualarse en 2008.

A pesar de crecer a gran ritmo, con los gastos que ello conlleva, la compañía es una gran generadora de caja e Isla ha decidido ser también más claro con el mercado en relación al dividendo. Con cargo a los resultados de 2005 Inditex pagará 0,67 euros por acción, un 40% más que en 2004. Además la nueva política de remuneración estará basada en la elevación del pay out hasta el entorno del 50% del beneficio para el ejercicio 2006 y siguientes, sin descartar el reparto de dividendos extraordinarios adicionales en función de la posición de tesorería.

'Junto con el control de coste, la mayor atención a la logística y el dividendo el otro gran cambio se han dado en la estructura directiva, donde Isla se ha rodeado de gente de confianza', comenta Germán García, de Ahorro Corporación. El 31 de agosto Inditex comunicaba una nueva estructura que comprende la creación de siete direcciones generales que reportarán directamente al consejero delegado. La cuota de poder de Isla aumentó aún más el 23 de septiembre cuando el adiós de Castellano le proporcionó además la vicepresidencia. Diferencias con Ortega por el intento de entrada de éste en Fenosa precipitaron el fin del exitoso tándem.

El principal reto de Isla, según coinciden los expertos, es afianzar la expansión en el mercado asiático. 'La compañía ya ha conquistado España y ha fijado unas bases sólidas para su crecimiento en Europa. Su próximo objetivo es demostrar que puede trasplantar su modelo de negocio a Asia', comentan desde Intermoney. 'Conquistar este mercado será un reto de gestión, recursos humanos y logística por lo que no se puede descartar que anuncie la creación de un nuevo Arteixo localidad gallega donde Inditex tiene su sede en Asia', según José Francisco Ruiz.

En 12 meses Inditex han subido un 37,1% en Bolsa y sus acciones han rebasado el precio objetivo del consenso de mercado que es de 31,9 euros (el viernes cerraron a 32,37 euros). Los expertos recomiendan cautela a la espera de que las cifras de la compañía vuelvan a sorprender positivamente. 'A corto plazo aconsejamos reducir, pero a largo, nos sigue pareciendo una gran empresa', según David Cabeza, de Renta 4.

Turbulencias en Altadis

La marcha de Pablo Isla a Inditex forzó a Altadis a correr el escalafón para llenar su hueco. El consejo de la tabaquera escogió a Antonio Vázquez, hasta ese momento director general de la unidad de cigarros, para copresidir la compañía junto a Jean Dominique Comolli.

Si el primer año de Isla en Inditex puede calificarse hasta cierto punto de aterrizaje suave, no ha sido así para su sucesor en Altadis. Vázquez ha tenido que gestionar la guerra de precios que se originaba a principios de 2006 tras la decisión del Gobierno de subir los impuestos que gravan el tabaco.

Contra todo pronóstico, Phillip Morris bajaba el precio de sus marcas (Malboro es la más conocida), obligado a Altadis (Fortuna) a hacer lo mismo. Al final ambas volvieron a subir los precios.

Aunque la acción se ha recuperado, lo cierto es que la guerra de precios provocó un desplome en la cotización de Altadis, momento en el que volvieron a surgir antiguos rumor acerca de una posible opa de Imperial Tobacco.

Además de estas turbulencias, durante el año de Vázquez al frente de la compañía ésta ha desinvertido en algunos activos no estratégicos (Cita y Serventa) y ha seguido con su programa de reestructuración y recorte de plantilla.