Seguros

Un 25% de las aseguradoras tiene listas pólizas de dependencia

El sector asegurador calienta motores ante la Ley de Dependencia. Según un estudio de Icea, una de cada cuatro compañías tiene diseñada una póliza de dependencia o un esquema de la misma. Los grupos se encuentran a la espera de que se clarifique el marco regulador y fiscal para sacar sus productos al mercado.

Llevamos tiempo pensando en desarrollar pólizas de dependencia, pero antes de su lanzamiento tiene que estar definido el marco fiscal y legal', explica Juan Fernández, director general técnico de Mapfre Vida.

El informe de Icea reúne la opinión de directivos de los 30 principales aseguradoras que operan en España. La investigación desvela que la mayor parte del sector considera importante la dependencia, pero no lo suficiente como para dedicarle muchos recursos. 'El seguro de dependencia se desarrollará de forma lenta, pero cualquier compañía que se precie debe estar ahí porque será un producto muy apreciado por la sociedad', opina Fernández.

El termino dependencia implica a colectivos muy distintos, desde disminuidos psíquicos a discapacitados físicos. Sin embargo, los ancianos conforman la inmensa mayoría de las personas dependientes en el país. En España hay 1,2 millones de personas que no pueden valerse solas, según el Ministerio de Asuntos Sociales. Se espera que esta cifra alcance los 1,5 millones en 2015.

'El seguro tendrá una aceptación lenta, pero hay que estar ahí', afirman desde Mapfre

Para apoyar a todos estos ciudadanos, el Gobierno espera poner en marcha a principios de 2007 un sistema de atención financiado con dinero público y privado. La fórmula del copago abre las puertas de la dependencia a las aseguradoras.

'La oportunidad de negocio viene ligada al envejecimiento de la población, la incorporación de la mujer al mundo laboral y al cambio de la estructura familiar', indica José Luis Gómez, director comercial de Mondial Assistance.

Las compañías han tardado en perfilar sus productos entre seis y doce meses. æpermil;stos van destinados a un público objetivo con una edad comprendida entre 50 y 70 años. De hecho, el 90% de las pólizas fija la edad límite de contratación en 71 años.

A la hora de desarrollar los seguros, las aseguradoras reconocen haberse topado con problemas. 'Las trabas provienen de la inexperiencia del mercado español en este ramo y la falta de estadísticas fiables', explica Fernando Izquierdo, subdirector general del Grupo Caifor.

El importe de las primas variará en función de factores como la edad del asegurado, su sexo, los servicios disponibles o, en caso de que la cobertura sea económica, la cuantía de la indemnización.

Sanitas ya dispone de un seguro de dependencia. Las primas oscilan entre los 311 y los 412 euros mensuales. A cambio, la aseguradora ofrece al socio dos opciones. La primera, recibir una indemnización de entre 750 y 1.500 euros al mes. Y la segunda, acudir a su red de asistencia.

Icea señala que la mitad de las firmas de salud que tienen sus productos preparados cuentan con su propia infraestructura. Las entidades multirramo, en cambio, prefieren firmar alianzas con empresas especializadas para ofrecer servicios de asistencia en un 75% de los casos.

Incentivos fiscales

Las aseguradoras tienen claro qué medidas pueden favorecer la contratación de estas pólizas. 'Las más importantes son la configuración de exenciones fiscales y que el Estado lance un mensaje claro de promoción de estos productos', indican desde Caifor.

Pero el sector privado también tendrá mucho que decir. En opinión de Ernesto Sanz, director de vida y pensiones de Caser, las entidades financieras jugarán un papel clave. 'Bancos y cajas serán quienes marquen tendencias con sus ofertas. Si ellos apuestan por el producto habrá mucha demanda'.