Inmobiliario

Los Reyzábal ponen en venta el solar del Windsor

La familia Reyzábal ha decidido poner el cartel de venta a la inmobiliaria Asón. La promotora cuenta, entre otros activos, con el solar que ocupó el desaparecido Edificio Windsor de Madrid y comparte con FCC la titularidad de la Torre Picasso, en la que controla un 20%.

La inmobiliaria Asón, propietaria del solar donde se erigía el extinto Edificio Windsor que fue destruido por un incendio el año pasado, y del 20% de la Torre Picasso, busca comprador. La decisión de la familia Reyzábal, que controla la sociedad inmobiliaria, se produce apenas unas semanas después de que el juez del caso Windsor haya comunicado que no ve justificada la perpetración de infracción penal y se haya puesto en marcha una causa civil.

La promotora destaca en un comunicado que el proceso de venta se ha iniciado tras la 'recepción de muestras de interés no solicitadas' en los últimos meses por parte de los actuales propietarios de la inmobiliaria. Según los cálculos de Asón, en cuanto a la calidad de los activos en venta, la transacción se situará 'entre las de mayor valor en el mercado inmobiliario español'.

FCC, con el 80% de Torre Picasso, podría estar interesada en comprar el 20% de la inmobiliaria de los Reyzábal. Pero al no venderse directamente esta parte, sino el conjunto de activos, no tiene derecho de tanteo, según fuentes del sector.

La promotora no desvela el precio que pide por los activos, muy codiciados

Acerca del solar que albergó al Edificio Windsor, la promotora destaca la posibilidad que tendrá el comprador de desarrollar un edificio con diferentes usos en el 'único solar de tales características disponible en la mejor zona de oficinas de Madrid'. Además del Windsor y el 20% de la Torre Picasso, la inmobiliaria cuenta con otros edificios, locales e inmuebles residenciales.

El Santander, a través de su unidad de Corporate Finance, actúa como asesor exclusivo de los vendedores y la consultora Knight Frank como experto técnico.

Al filo de la medianoche del sábado 12 de febrero de 2005, comenzó el incendio del Edificio Windsor, que acabó por devorar 28 de las 32 plantas del rascacielos. La consultora Deloitte, que audita a 21 de las 35 primeras empresas del país, ocupaba 20 de las plantas (entre ellas, la 21 donde se inició el fuego).

El juez de instrucción del juzgado número 28 de Madrid dictó a finales del mes pasado un auto en el que se decide el sobreseimiento y archivo del caso Windsor. Considera que no aparece justificada la perpetración de infracción penal. Por tanto debe estar en marcha una causa civil.

Previsiblemente, en este procedimiento los afectados pedirán responsabilidades tanto a la inmobiliaria, como a las aseguradoras, a la empresa de seguridad o a los propios bomberos.

Una extensa cartera inmobiliaria

La inmobiliaria Asón, propiedad de la familia Reyzábal, cuenta no sólo con el solar del antiguo edificio Windsor de Madrid y con el 20% de la Torre Picasso en la misma ciudad. La sociedad dispone de una extensa cartera de patrimonio, que incluye 60.000 metros cuadrados de superficie de oficinas, además de 800 plazas de aparcamientos, ubicados en las principales zonas de negocios de la capital. El grupo tiene asimismo el Edificio Marbella, situado en la Avenida de la Ilustración de la capital española y distintos locales comerciales de los barrios madrileños de Salamanca y Chamberí. Fuera de Madrid, la compañía dispone de inmuebles residenciales en las provincias de Castellón, Murcia y Vizcaya.

Aunque la compañía ha reconocido que ha recibido ya algunos acercamientos de sociedades interesadas en su cartera de activos, el grupo no ha revelado qué precio estarían dispuestas a pagar.