Viajes

El AVE, Spanair y Vueling empatan con Iberia en pasaje entre Madrid y Barcelona

Renfe transportó 1,4 millones de pasajeros entre Madrid y Barcelona durante 2005, un 8,4% más. La suma de su pasaje con el de Spanair y Vueling llega a 2,7 millones, frente a los 2,8 millones de viajeros del Puente Aéreo de Iberia. Renfe tiene previsto inaugurar este mes un servicio que unirá las dos ciudades en cuatro horas, con el que espera multiplicar el número de sus clientes en la línea.

La ruta más densa en número de pasajeros en España, el Madrid-Barcelona, sufre cambios acelerados. En 2005 los servicios de tren de Renfe, sumados a los de las compañías aéreas emergentes como Spanair y Vueling, lograron empatar en pasaje al tradicional dominador de la relación: el Puente Aéreo de Iberia.

Las cifras son bastante elocuentes. El servicio de largo recorrido de Renfe entre las dos principales ciudades españolas, realizado por cinco trenes Altaria y un tren-hotel cada día, transportó 1,4 millones de viajeros, con un crecimiento del 8,4% comparado con 2004.

Spanair transportó 1,2 millones de viajeros con un crecimiento del 23%. Además la compañía aérea catalana Vueling inició sus operaciones entre Madrid y Barcelona y traslado 130.000 pasajeros.

El Puente Aéreo de Iberia, por su parte, fue utilizado por 2,8 millones de pasajeros el año pasado, con un crecimiento del 1,3% en relación con el ejercicio precedente.

En lo que va de 2006 la tendencia de crecimiento de los competidores de Iberia se mantiene. Mientras que fuentes cercanas a la compañía de bandera hablan de 'mantenimiento del volumen de pasajeros, en línea con 2005', Spanair ha anunciado que durante el primer trimestre del año ya ha conseguido el 30% de la cuota del mercado aéreo en la ruta.

En 2006 Vueling ha perdido una de las dos frecuencias diarias que operaba el año pasado ya que 'no hemos conseguido los derechos de vuelo que habíamos solicitado', según explicó un portavoz.

Los mayores cambios en la ruta en 2006 llegan de la mano del ferrocarril. Antes de que finalice mayo, probablemente el día 17, Renfe pondrá en servicio un nuevo tren (el S-120 fabricado por CAF con un nuevo sistema de cambio de ejes) que situará el tiempo de viaje en aproximadamente cuatro horas. Esta inauguración coincidirá con la elevación de la velocidad en la línea entre Madrid y Lérida de 200 a 250 kilómetros por hora, con lo que en pocos meses el viaje entre Madrid y Barcelona en tren podría situarse en tres horas y media.

Fuentes cercanas a Renfe esperan 'multiplicar el número de pasajeros' porque 'este tiempo comienza a ser competitivo en relación con el avión'.

La filial de SAS incrementa dos frecuencias, hasta 46 al día

Spanair incorpora dos nuevas frecuencias a su servicio aéreo entre Madrid-Barcelona, con lo que ya ofrece 46 vuelos al día. Fuentes de Spanair han querido desvincular la evolución positiva de la compañía en la ruta con las dificultades que los pasajeros del Puente Aéreo de Iberia tienen para acceder a la nueva T4 de Barajas por la ausencia de una conexión de metro con Madrid. Señalan que el crecimiento de Spanair se debe a 'nuestra apuesta por el tráfico doméstico español y al plan de expansión que lanzamos el año pasado'.

Los 1,4 millones de pasajeros transportados por Renfe entre Madrid y Barcelona, por otra parte, no incluyen los viajeros que se beneficiaron los servicios del AVE entre Madrid, Zaragoza, Lérida y Huesca. El número de usuarios de estas relaciones ascendió a 745.000 en 2005.

Las pruebas que el Adif y Renfe realizan sobre el sistema de seguridad y señalización ERTMS para elevar en los próximos días la velocidad de la línea de 200 a 250 kilómetros por hora, ha exigido multiplicar el número de enclavamientos de la vía para minimizar la perturbación de las interferencias electromagnéticas.