Banca

Wachovia compra Golden West y dobla su negocio hipotecario

Wachovia, el banco de Carolina del Norte, ha cerrado la compra de Golden West, una prestigiosa entidad californiana especializada en depósitos e hipotecas, por unos 25.500 millones de dólares (algo más de 20.000 millones de euros). Wachovia se mantiene como el cuarto banco de EE UU por activos, pero recorta diferencias con los grandes.

El domingo por la tarde, aprovechando un descanso del Campeonato Wachovia de Golf, los consejeros de esta entidad aprobaron la compra del californiano Golden West por 25.500 millones de dólares (unos 20.000 millones de euros). La mayor parte de esta cantidad (el 77%) se pagará con acciones. El precio valora a la entidad un 15% por encima del precio de cierre del viernes en la Bolsa de Nueva York.

La adquisición de esta prestigiosa entidad, fundada en 1963 por el matrimonio Herbert y Marion Sandler (ahora septuagenarios), es la octava mayor operación bancaria en EE UU, pero la más grande que ha hecho hasta ahora Wachovia, una entidad acostumbrada a crecer a través de adquisiciones más modestas.

La compra permitirá al banco de Carolina ampliar su reciente y tímida presencia en la costa Oeste de EE UU, especialmente en California, pero también en Nebraska, Arizona y Tejas. Estos mercados, en los que el español BBVA también quiere reforzar su presencia, son algunos de los de mayor crecimiento de población y mejor proyección económica del país.

El Golden West le permite a Wachovia, dirigido por Ken Thompson, convertirse en un jugador de más peso en el volátil mercado de banca minorista. Con su integración, Wachovia sumará 285 sucursales y un volumen de depósitos de 62.000 millones de dólares (51.660 millones de euros). La cartera hipotecaria de Wachovia se duplicará, con lo que ganará terreno a los primeros del ranking, Citigroup, Bank of America y JPMorgan Chase.

Escalar en el ranking

La entidad de Carolina del Norte da así un paso adelante en su ambición por convertirse en un gran banco de carácter nacional, aunque de momento, con unos activos de 669.000 millones de dólares (557.000 millones de euros), se mantenga en el cuarto puesto en la clasificación en EE UU.

Tras la operación, Wachovia tendrá unos 110.000 empleados (10.000 aportados por Golden West), 730 sucursales, una capitalización de 117.000 millones de dólares (97.500 millones de euros), depósitos por valor de 390.000 millones de dólares (325.000 millones de euros) y préstamos de 402.000 millones de dólares (335.000). Además, contará con clientes en 21 estados de EE UU.

Los analistas se mostraron bastante cautos. Y el mercado también: las acciones de Wachovia caían a media sesión un 5,7%. En primer lugar, la operación se percibe como algo cara. Pero además porque los expertos dan por acabada la racha alcista del mercado de la vivienda, lo que, junto a las alzas de los tipos de interés, hace que las hipotecas, el mayor negocio de Golden West, pierdan algo de atractivo. 'Wachovia compra cuando el mercado de la vivienda se ralentiza', dicen los analistas.

En la cadena CNBC, Herb Sandler quitaba hierro a esta coyuntura afirmando que han lidiado antes con recalentamientos y enfriamientos en el mercado de la vivienda y han sobrevivido a las crisis de forma bastante airosa.

Golden West tiene un estilo de gestión conservador que el año pasado permitió que su ratio de eficiencia fuera del 44%.

Una entidad de sólida reputación

La consolidación del atomizado negocio bancario en EE UU es una carrera de fondo en la que Wachovia ayer se apuntó un tanto al hacerse con Golden West, uno de los más prestigiosos bancos en un mercado en el que empiezan a escasear objetivos con semejante atractivo.

Aunque ayer los analistas tenían sus dudas sobre el momento de la compra, ya que el mercado hipotecario está a la baja, de lo que nadie duda es que Wachovia añade a su cartera una entidad con una sólida reputación por el que las crisis han hecho menos mella gracias al estilo de sus gestores que le han convertido en el mejor banco del S&P 500.

Estos gestores son el matrimonio Sandler, el abogado Herbert de 74 años y Marion, que a sus 75 años es una de las pocas mujeres al frente de una empresa cotizada. Fueron los Herbert los que fundaron esta entidad al invertir 3,8 millones de dólares en un pequeña caja de ahorros (con dos sucursales) en 1963. Hoy, 43 años después, su participación vale unos 2.400 millones de dólares.

La crítica de mayor peso que han recibido los Herbert es que no dieron pistas de quién les sucedería al frente de un negocio, que por lo demás ha contado con el favor del mercado al haber incrementado sus ingresos alrededor de un 17% todos los ejercicios en los últimos 40 años. Además, sus accionistas han obtenido una rentabilidad del 19% como media en las últimas cuatro décadas.

Y todo ello a pesar de los vaivenes de un mercado que Golden West ha hecho frente con una política de bajos costes y conservadora en los préstamos, alejándose de lo que Alan Greenspan llamaba 'hipotecas exóticas' y de alto riesgo. Es previsible que el mercado vaya a la baja puesto que la mayor parte de sus hipotecas son ARM, de tipo variable, y éstos, están al alza.