'Telecos'

Vivo fusiona sus operadoras de Brasil en una y amplía capital

Telefónica Móviles y Portugal Telecom han dado un paso más en la reorganización societaria de sus filiales en Brasil. Si a finales del año pasado acometieron la fusión de las sociedades interpuestas entre Vivo, su empresa conjunta en el mercado brasileño, y las operadoras, ahora han decidido integrar estas últimas en una sola.

Cuando termine esta operación, el conglomerado empresarial brasileño se limitará a dos compañías, Vivo y la operadora Global Telecom, que unirá a todas. Fuera del país latinoamericano quedará Brasilcel, dueña de Vivo y con sede en Holanda.

La estructura puede parecer todavía compleja, pero si se tiene en cuenta que en estos momentos hay catorce operadoras dependientes de Vivo, el calado de la reorganización queda más claro. Y hace un año había casi otras tantas sociedades tenedoras de acciones interpuestas entre Vivo y las operadoras.

El objetivo de las modificaciones es simplificar la operativa de Vivo y los trámites administrativos, aunque también tener acceso a los créditos fiscales que acumulan las operadoras por sus pérdidas. Las legislación brasileña es compleja en este punto y fuerza a simplificar las estructuras empresariales para hacer efectivos los beneficios fiscales.

La reorganización irá acompañada en el tiempo de una ampliación de capital en Vivo. Se hace por 194,3 millones de reales -unos 74 millones de euros- y su meta no es la entrada de fondos ni de nuevos accionistas en la compañía. Es una capitalización de créditos fiscales, así que si los accionistas compran acciones, los fondos irán a parar a las dueñas de Vivo -Telefónica y Portugal Telecom- y si no lo hacen, éstas aumentarán su participación.