Revista de prensa

Ahogadas en dinero

Las grandes petroleras están sufriendo una vergüenza de ricos. El año pasado Exxon-Mobil obtuvo los mayores beneficios de la historia empresarial de EE UU, mientras que Shell, BP y Total rompieron sus propios récords de ganancias. Los inversores y los consumidores quieren saber si ese dinero se va a dirigir hacia la búsqueda de más petróleo. La cuestión adquirió especial relevancia el jueves, cuando Royal Dutch Sheel avisó de que es poco probable que cumpla su meta a medio plazo de remplazar el petróleo y el gas que estaba extrayendo (...).

No está claro qué deberían hacer ahora las grandes compañías. Podrían comprar compañías más pequeñas como medida para embellecer sus cifras de reservas, pero sería de poco valor para los inversores y de ninguno para los consumidores. Podrían tratar de buscar más petróleo y gas por ellas mismas, pero (...) las compañías nacionales y los Gobiernos son, es comprensible, reacios a distribuir licencias de producción baratas (...).

Las compañías estarán lamentando su falta de visión cuando, a finales de los noventa, rebajaron drásticamente sus inversiones (...). Fue una estupidez imperdonable responder de forma tan conservadora a un pequeño descenso del precio del crudo (...). 1998 era el año para invertir (...)