Empresas

El Congreso tramita la ley que adapta la contabilidad española a las NIC

El Gobierno remitió el viernes el proyecto de ley que reforma la contabilidad española para adaptarla a la internacional. Uno de los aspectos más novedosos de la reforma, que afecta al Código de Comercio y a la Ley de Sociedades Anónimas, es la introducción del criterio de valor razonable, un concepto procedente de las Normas Contables Internacionales (NIC) que ya aplican desde 2005 las sociedades cotizadas en sus estados financieros consolidados.

Eso sí, la nueva regulación fija que el valor razonable se calcule con referencia a un valor de mercado fiable y se aplique, con carácter general, a los instrumentos financieros. La norma incorporará un criterio de valoración para los casos en los que las NIC establezcan más de una opción. Esos criterios para las opciones dentro de las NIC no son de obligado seguimiento para los grupos cotizados, que son los que deben regirse por la contabilidad internacional, pero sí constituirá una referencia.

La reforma trata de evitar que las sociedades cotizadas elaboren las cuentas individuales con criterios distintos a las que se aplican en las cuentas consolidadas.

Otra de las novedades de la norma que el Gobierno acaba de enviar al Congreso es la propuesta de que los gastos de inversión se consideren como un activo, algo que está prohibido por las NIC. Además se incrementan los límites establecidos para formular cuentas anuales abreviadas, con lo que disminuye en un 21,22% el número de empresas obligadas a someter sus cuentas a auditoría y a elaborar un informe de gestión. El porcentaje equivale a 4.775 compañías.