El grupo no ha decidido desviar 'Polos', según el Gobierno foral

El presidente del Gobierno navarro no pierde el optimismo respecto a Landaben. Miguel Sanz aseguró ayer que Volkswagen no ha adoptado todavía la decisión de derivar a otra planta europea el sustituto del Polo. Esta circunstancia hace, según su opinión que aún haya 'un margen de maniobra para un acuerdo en la planta de Landaben'.

El presidente autonómico aseguró que el pasado miércoles se logró algo que calificó de 'muy importante'. Al jefe del Ejecutivo autonómico le consta que VW puede estar dispuesta a presentar un plan industrial.

Según explicó, en las posturas sindicales o laborales existe 'escaso margen de maniobra'. 'Existen otras estrategias que pasan por la presentación de un plan industrial u otras cuestiones'.

Sanz, además, lanzó un ataque al ministro de Industria, José Montilla, quien aseguró que trabajará para buscar una salida. Sanz afirmó que la crisis de VW Navarra sólo la resolverán los navarros, sobre todo los agentes sindicales y la dirección, 'no otros de fuera, de Madrid o ministros'. VW anunció hace dos semanas su decisión de potenciar otras plantas para fabricar el Polo por los paros y el desacuerdo en el convenio.

Paralelamente, el director de Volkswagen Navarra, José Luis Erro, transmitió sus 'esperanzas' de que la negociación del convenio 'pueda resolverse en un corto plazo' añadiendo a la propuesta de acuerdo algún punto concreto del plan industrial de desarrollo.