Transparencia

Bruselas propone identificar a todos los receptores de fondos comunitarios

La Comisión Europea planteó ayer la posibilidad de obligar a los Estados miembros a informar sobre los beneficiarios de fondos comunitarios gestionados conjuntamente por la UE y los gobiernos nacionales, datos cuya divulgación depende hasta ahora del criterio de cada país.

El Ejecutivo de la UE presentó un Libro Verde sobre la Iniciativa Europea de Transparencia, en el que recoge propuestas como la citada y otras para regular la actividad de los grupos de presión. En lo que se refiere a la información sobre los receptores de fondos, la Comisión señala que la relativa a las políticas financiadas directamente por la UE ya es pública, pero recuerda que gran parte del presupuesto comunitario (el 75,7%, equivalente a 86.600 millones de euros anuales) se gasta en asociación con los Estados miembros.

Así, son financiadas conjuntamente las políticas comunes de agricultura y pesca, los fondos estructurales, el Fondo de Cohesión y el Fondo Europeo para los Refugiados, entre otros instrumentos.

La Comisión precisa que en el caso de la Política Agrícola Común (que representa casi la mitad del Presupuesto), Bélgica, Dinamarca, Estonia, Francia, Irlanda, Países Bajos, Portugal, España, Eslovenia, Suecia y el Reino Unido informan sobre los beneficiarios, aunque varía desde el acceso total y directo al acceso parcial previa petición.

Sobre los grupos de presión, Bruselas admite que existe preocupación ante ciertas prácticas que pueden sobrepasar la legítima representación de intereses de aquellas organizaciones que tratan de influir en las políticas y procesos de decisión de las instituciones europeas. Alude, así, a la información distorsionada sobre las posibles consecuencias de una iniciativa legislativa, las campañas de comunicación a favor o en contra de una determinada causa y los conflictos de intereses cuando quienes defienden una opción reciben fondos de la UE. La Comisión incide en que los grupos de presión son parte legítima del sistema democrático, pero admite que deben seguir ciertas normas para que el público conozca cuál es su papel.

'Intereses visibles' para los ciudadanos

El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Asuntos Administrativos, Siim Kallas, dijo ayer que 'si contribuyes a la toma de decisiones, tus intereses deben ser visibles' para los ciudadanos. Por eso, propone un sistema de registro voluntario, gestionado por la Comisión y accesible en internet, con los grupos de presión que deseen ser consultados sobre iniciativas de la UE.

Además, sugiere establecer un código de conducta para esos grupos o, al menos, requisitos mínimos comunes, así como un sistema de supervisión y sanciones en caso de registro incorrecto o de infracción del código de conducta. Para ello, el Libro Verde propone crear un nuevo organismo de control externo y multilateral.