Sistema de exclusión

BBVA se suma a Telefónica en pedir que sea más fácil salir de Wall Street

BBVA Banco Francés se ha dirigido a la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos, la SEC, para pedir mayor libertad para dejar de cotizar en la Bolsa de Nueva York. Se une así a Telefónica, que también ha solicitado un sistema más sencillo para que sus filiales puedan abandonar Wall Street.

La filial argentina del segundo mayor banco español ha enviado una carta a la Securities and Exchange Commission, el regulador de los mercados de Estados Unidos en la que señala que 'por una serie de razones, incluyendo sobre todo el coste de cumplir con la normativa, BBVA Banco Francés podría estar estudiando seriamente la exclusión' de la Bolsa de Nueva York, donde es el único banco filial del grupo español que cotiza.

La carta contiene las alegaciones de la entidad a la norma propuesta por la SEC para reformar el sistema de exclusión de las empresas del mercado estadounidense.

BBVA Banco Francés explica que empezó a cotizar en Nueva York a través de una oferta pública de 1993, pero que tres años después el banco fue adquirido por el BBVA, que ahora controla un 75,59% de su capital.

El banco y la operadora reclaman un trato especial para el caso de las filiales cotizadas

TELEFÓNICA 3,77 -1,62%
BBVA 4,11 -1,46%

BBVA apoya la decisión de la SEC de revisar la normativa de exclusión, pero no está conforme con los términos: 'Nos preocupa que las normas, tal y como están propuestas, no tengan en cuenta apropiadamente la situación de las filiales controladas mayoritariamente por otra entidad, como es el caso de BBVA Banco Francés'.

La SEC pretende que se efectúe un test sobre la parte del capital que está en manos norteamericanos. El problema es que se toma el capital flotante. Así, en el caso de BBVA Banco Francés, el 8,44% colocado en el programa de ADR (los títulos a a través de los cuales se cotiza en Nueva York) se convierte en más de un 30% del capital flotante. Ese porcentaje (superior al 10%), y el contar con unos 900 accionistas estadounidenses (por encima del listón de 300 fijado por la SEC), impide la exclusión.

Banco Francés apoya un cambio en el método de cómputo y que ese listón aumente a 3.000. Argumenta además que, en la práctica, buena parte de sus inversores norteamericanos no son tales sino emigrantes argentinos.

La entidad propone también que se articule un procedimiento especial para casos excepcionales como el de filiales cotizadas. BBVA está recibiendo asesoramiento legal de la firma de abogados neoyorquina Davis Polk & Wardwell, que también asesora a Telefónica en la misma materia.

Telefónica también ha pedido a la SEC más flexibilidad para dejar de cotizar en Wall Street, sobre todo en el caso de subsidiarias con un bajo capital flotante. El grupo tiene numerosas filiales en el mercado neoyorquino (Telefónica del Perú, Vivo, Telesp, Telefónica de Argentina, CTC de Chile...) y argumentaba que la reforma de la norma era necesaria para evitar que se quedasen 'atrapadas' cotizando allí, como adelantó Cinco Días el pasado 25 de abril.

Clamor europeo contra la normativa

Telefónica y el BBVA no están solos en su batalla por conseguir que la SEC flexibilice la normativa para decir adiós al mercado neoyorquino. El regulador estadounidense ha recibido una avalancha de alegaciones tras someter a consulta la propuesta de legislación en la materia.

France Télécom resalta por boca de su director financiero, Gervais Pellissier, que no habrá nuevas admisiones a cotización de empresas europeas en Estados Unidos si las que ya están allí se sienten 'atrapadas', la misma terminología usada por Telefónica.

France Télécom, la francesa Vivendi, la británica Imperial Tobacco, las suecas Ericsson y Tele2 o la finlandesa Stora Enso están entre las empresas que se han manifestado en el mismo sentido, criticando que los listones impuestos por la norma para impedir la exclusión (como el de 300 accionistas estadounidenses) están desfasados. Numerosas asociaciones empresariales, mercados de valores, inversores institucionales y hasta la Comisión Europea han presentado alegaciones en el mismo sentido, pidiendo libertad real para decir adiós a Wall Street.