EE UU

Masiva protesta latina en EE UU contra la política de inmigración

Ayer no fue un Primero de Mayo cualquiera en EE UU en un país acostumbrado a no celebrar el Día Internacional de los Trabajadores, la jornada se saldó con una protesta masiva de los latinos contra la política de inmigración.

Cerca de 40 millones de trabajadores latinos (de origen hispano en su mayoría) estaban convocados a un día de huelga general (día sin inmigrantes), que tuvo un seguimiento desigual, debido a la división entre los mismos grupos hispanos sobre las tácticas de presión y al miedo por las represalias de los empresarios. Se trataba, no sólo de no ir al trabajo sino de no realizar ninguna actividad económica (comprar o vender productos).

En cambio, sí tuvieron un éxito rotundo las manifestaciones convocadas por todo el país, especialmente en la Costa Oeste (California) y en varios Estados del Sur (Nueva Orleans y Lousiana). Con estas manifestaciones, los inmigrantes querían hacerse visibles para presionar al Senado a que apruebe una reforma de la actual ley de inmigración, que permita la regularización y facilite la entrada ordenada de emigrantes. Tras meses de debates, los senadores no lograron llegar a un acuerdo en Semana Santa sobre una nueva normativa para la regularización de parte de los casi 12 millones de indocumentados que se estima en el país. En la Cámara de Representantes, de mayoría republicana, se aprobó en diciembre una propuesta que criminaliza la inmigración 'ilegal' y a aquellos que la permitan. Entre otras medidas, propone la creación de un doble muro en varios tramos de la frontera con México y penalizar a quien contrate a irregulares.

El presidente Bush, está mediando con senadores de su partido para que salga adelante un texto consensuado. Pero el Partido Republicano está dividido como lo está su base. Por un lado, los más conservadores (quieren reprimir la inmigración) y, por otro lado, otro grupo aperturista al que se suman algunos empresarios favorables a abrir la mano.

Un millón al año

Entre 1,1 y 1,2 millones de inmigrantes entran a EE UU todos los años legal e ilegalmente, según Pew Hispanic Center. Actualmente hay cerca de 12 millones de inmigrantes irregulares en el país. California alberga el mayor número (casi 3 millones), sobre todo mexicanos.