CincoSentidos

Conde de San Cristóbal 2003, nuevo en la Ribera

Pelayo de la Mata, marqués de Vargas, aporta su título nobiliario a un grupo vinícola del que es máximo responsable y que extiende sus redes en tres denominaciones de origen: La Rioja, Rias Baixas y la Ribera del Duero, su proyecto más reciente. El Conde de San Cristóbal 2003, el primero de los vinos producidos en Ribera del Duero, mantiene el estilo riojano de modernidad dentro de un orden.

Bodegas y Viñedos del Conde de San Cristóbal, ubicada en Peñafiel, se abastece de 45 hectáreas de viñedo propio y 35 en aparcería en las que se cultivan tempranillo. En las nuevas instalaciones, dirigidas por el enólogo Jorge Peique, se ha optado por el roble francés, americano y ruso para las crianzas. Esta primera elaboración que acaba de salir al mercado es un ensamblaje de un 80% de tinto fino (tempranillo de la Ribera), merlot (10%) y cabernet sauvignon (10%), uvas que se han vinificado y envejecido por separado durante 12 meses.

A la hora de la cata, el vino necesita oxigenación. Se va abriendo en la copa, adquiriendo matices, porque inicialmente la nariz aparece poco intensa y expresiva. En boca es amable, equilibrado, fino, frutal, con una madera bien integrada, al igual que el alcohol, a pesar de su notable graduación. El final, no muy largo, pero elegante. Precio medio: 16-18 euros