5d. Campaña de la renta 2005

Pagar a Hacienda a crédito

Para cumplir con el fisco se puede recurrir a un préstamo que adelanta las devoluciones y que financia los pagos cuando toca pagar. Otra opción son los créditos rápidos

Recibir o abonar. Como cada año, llega la cita con el fisco, una obligación que no todos los contribuyentes reciben con el mismo ánimo. Y es que la situación es bien distinta cuando la declaración es negativa y sale a devolver que cuando la diferencia beneficia a Hacienda y al ciudadano le toca pagar.

Más si un resultado inesperado de la declaración en un momento inoportuno o un desembolso imprevisto pueden suponer obstáculos que, si bien no impidan, sí dificultan el poder hacer frente a estas obligaciones. En los últimos años, sin embargo, desde la Administración se ha hecho un esfuerzo por acelerar y facilitar estos trámites. Así, a la posibilidad de fraccionar los pagos cuando sale negativa -se obliga a abonar el 70% antes de que finalice la campaña y el 30% restante se permite pagar en noviembre-, se añade la rapidez con la que la Agencia Tributaria intenta devolver las cantidades correspondientes cuando la declaración es negativa.

Este año, de las 16.690.000 declaraciones previstas, se calcula que casi 13 millones de declaraciones tendrán derecho a devolución, por un importe global de 9.975 millones de euros. Esta cifra representa el 77% del total de declaraciones, porcentaje similar al del año anterior.

Los tipos de interés que se aplican difieren mucho entre distintos bancos y cajas de ahorros y oscilan entre el 0% y el 6,5%

Pero cuando el contribuyente no puede recurrir a ninguna de estas opciones tiene la alternativa que desde hace unos años ofrecen bancos y cajas a través de los préstamos específicos para la declaración de la renta.

Bajo la denominación de Credirenta, muchas entidades disponen de dos modalidades de crédito, uno que anticipa la devolución cuando la declaración es negativa y un segundo que financia el pago cuando es positiva.

En todos los casos, los préstamos comparten características comunes, pero difieren en condiciones fundamentales como el tipo de interés, el plazo máximo de amortización o el importe que financian.

Cuando se trata de anticipar la devolución, los préstamos más atractivos, si se tiene en cuenta el tipo de interés, son los de Unicaja, Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) y Caja Navarra, que no aplican ningún tipo de interés. Curiosamente en estos casos, además, la comisión de apertura es muy baja, como en la CAM, que cobra el 1% con un mínimo de 36 euros, o inexistente como sucede en Unicaja que exime de esta comisión a los clientes que tengan o contraten un seguro de Vida Libre o un plan de pensiones.

En el resto de entidades, el tasa varía y oscila entre el euribor a 12 meses (redondeado a un cuarto superior), actualmente en el entorno del 3,2%, que cobra el Sabadell, el 4% de Ibercaja, el 5% del Banco Pastor; el 6,5% del Popular; el 6,75% de La Caixa o el 5,5% de Caixa Galicia. En estos casos, las comisiones rondan el 1% aunque hay excepciones como el 0,5% que cobra el Popular en la apertura del préstamos, o el 1,95% de La Caixa.

Cuidado los que amorticen antes del plazo contratado: la penalización en estos préstamos asciende en la mayoría de los casos al 3%.

En lo que respecta a los plazos de amortización, la mayoría los tienen establecidos en unos 12 meses, aunque algunas cajas como Ibercaja, Unicaja y la CAM fijan una fecha límite. En el primer caso, por ejemplo, el límite está establecido en el 31 de enero de 2007, en el segundo el 1 de marzo del próximo año y en el tercero hasta el 31 de marzo siguiente a la fecha de formalización.

Condiciones similares se aplican en la modalidad que cubre la financiación del pago. Los plazos de devolución son parejos -rondan los 12 meses, salvo los 20 meses que permite Caixa Galicia o los seis meses de Ibercaja-. Donde difiere, sin embargo, es en el tipo de interés, algo más alto que en la modalidad de anticipo de devolución. La CAM, por ejemplo, cobra el 7% en este préstamo, el Pastor un 7,25% y Caixa Galicia un 12% hasta 3.000 euros y un 9% cuando se solicitan 6.000 euros. El resto aplica la misma tasa en ambas opciones, caso del 4% de Ibercaja, el 6,95% de Caixa Catalunya o el 6,5% de Banco Popular. Las comisiones de apertura y de cancelación son las mismas en los dos casos.

Pese a que la oferta de productos específicos para este fin es amplia, cada año son más las entidades que reducen la oferta, disminuyen los plazos o, directamente, eliminan estos créditos de la oferta. La rapidez de respuesta de la Agencia Tributaria y la numerosa oferta de préstamos al consumo, que financian todo tipo de gastos está relegando la contratación de este tipo de préstamos tan específicos. No obstante, las condiciones de los existentes son revisadas cada año por la mayoría de las entidades.

Préstamos instantáneos

Una alternativa a tener en cuenta cada vez más. Así lo manifiestan tanto clientes como bancos y cajas que a falta de un préstamo específico aconsejan la contratación de los créditos instantáneos, cuya característica principal es la inmediatez en la contratación y un importe similar al que se concede en los especiales de la renta.

Banesto es una de las entidades que tras eliminar los productos especiales para el IRPF aconseja activamente suscribir uno de sus microcréditos. Actualmente comercializa uno al 0% en el que concede 3.000 euros a seis meses previo pago de una comisión de apertura del 3% y un segundo por un máximo de 6.000 euros a 12 meses, sin comisiones pero con un tipo de interés nominal del 7%.

La Caixa es otra de las entidades que aunque continúa ofreciendo el préstamo para la renta propone como alternativa el denominado Préstamo de Abono Inmediato, cuyo interés oscila entre el 9,9% y el 13,9%, tiene un importe máximo de 6.000 euros, un plazo de 36 meses y una comisión de apertura del 1,95%.

Openbank es otro de los que se apunta a esta tendencia y apuesta por su préstamo preconcedido, que cobra un 5,84% de interés y financia hasta 3.000 euros a 10 años siempre que el cliente cuente con inversiones en el banco.

No son las únicas. Casi cualquier entidad ya ofrece este tipo de créditos.