CincoSentidos

Sevilla suma un casino a sus fiestas de primavera

Sevilla ha sumado este año un gran casino a su ya estelar oferta turística de la primavera, integrada por las fiestas grandes de la Semana Santa y la Feria de Abril, que arrancó anoche mismo con la mitad de los farolillos víctimas de las lluvias torrenciales del fin de semana. El Gran Casino del Aljarafe, ubicado a escasos minutos de la capital en la principal comarca dormitorio de la ciudad, abre así la posibilidad al visitante de compaginar a lo largo de esta semana jornadas de feria, toros y sesión de juego en un local vanguardista complementado con alta cocina y sala de fiestas con espectáculos en directo.

El casino, que ha supuesto una inversión de 30 millones de euros y que se gesta desde 1998, acaba de abrir sus puertas hace escasas semanas concebido como centro de ocio integral. Además de las salas de juegos, que incluyen como gancho la última tecnología en máquinas de azar, las instalaciones promovidas por la familia británica Binstock, especializada en el sector, añaden a su oferta tres restaurantes de lujo, un bar con tapas de autor y una terraza donde se pueden tomar copas ante privilegiadas vistas sobre Sevilla.

Máquinas de azar únicas

El casino sevillano pone en el mercado español lo último en juegos de azar

Uno de los restaurantes tiene categoría gourmet y se encuentra ubicado en plena zona de juegos, mientras que otro es italiano y el tercero está especializado en cocina japonesa. La sala de fiestas Tarsis, acondicionada con luces y sonidos de última generación, también ofrece cenas con música en vivo adaptada a todos los gustos y todos los bolsillos. Este espacio, abierto a la celebración de bodas o cualquier tipo de recepciones privadas, aspira a convertirse en una referencia por la calidad de sus actuaciones musicales y artísticas, que incluirán manifestaciones como conciertos o un club de la comedia.

Se trata del primer casino de interior de Andalucía, cuya oferta de este tipo se concentra en la costa, y está considerado el tercero más grande de España por detrás de los de Madrid y Barcelona. En todo el país existen unos 40 casinos. El de Sevilla, según sus promotores, compite fundamentalmente en nivel tecnológico y también en la calidad de la oferta gastronómica complementaria que ofrece.

Mención especial merece la sala de máquinas recreativas, que incorpora atracciones lúdicas y tecnología sin precedentes en el mercado español, según explica el director financiero del casino, Faustino Sánchez. Para operar con estas modernas tragaperras no hacen falta monedas, ya que funcionan con una tarjeta-monedero. Las cien máquinas del casino, que están interconectadas y acumulan desembolsos especiales, no sólo darán premios en metálico, sino que también repartirán viajes, motos o coches entre los agraciados por la suerte.

Los promotores de estas instalaciones de ocio, que ya gestionaron el mayor casino de Londres, quieren aprovechar el ascenso del turismo cultural y de interior y la marea de visitantes que recibe Sevilla anualmente para complementar la oferta de ocio de la ciudad. Por ello se han habilitado autobuses gratuitos desde la Torre del Oro. Las perspectivas de negocio se sustentan también en la densa población de la comarca sevillana del Aljarafe, en donde viven 300.000 personas que se suman a los 700.000 de Sevilla capital.

Faustino Sánchez espera que el centro de ocio sea rentable en unos tres años tras consolidar unas visitas de 300.000 personas anuales.

El casino, que se extiende sobre 7.000 metros cuadrados, dará empleo a más de 300 personas que han sido formadas por la propia empresa.

Una Feria de Abril sin taxis y con sol

Después de un fin de semana previo de tormentas, la Feria de Abril comenzó anoche bajo la amenaza de huelga del sector del taxi y con pronóstico de cielos despejados y temperaturas altas para la mayor parte de la semana de fiesta.

La feria, donde vuelven a congregarse más de 1.000 casetas, la mayoría de ellas privadas y por tanto de acceso restringido, está dedicada este año al mundo del toro. Prueba de ello es la Portada, que corona el recinto y que en esta edición conmemora la Puerta del Príncipe de la Real Maestranza.

Para hacer frente a los efectos del posible paro de los taxistas, que ya complicaron la Semana Santa con sus protestas contra la peatonalización de las calles del centro, el Ayuntamiento de Sevilla ha reforzado los servicios de autobuses. Se ha habilitado un dispositivo de hasta 400 autobuses extra para esta contingencia. En total, hay disponibles 18.000 plazas de aparcamiento con lanzaderas para acercar el recinto ferial a sevillanos y visitantes.

Los hoteles se acercan al 90% de ocupación para alimentar de turistas a una feria donde se podrá fumar en las casetas.