La escalada del precio del petróleo

El barril de petróleo 'brent' sigue disparado y vuelve a superar los 74 dólares

Nuevo récord en la escalada del precio del petróleo. El barril de brent, de referencia en Europa, ha llegado hoy a los 74,22 dólares, mientras la tensión diplomática con Irán por el desarrollo de su programa nuclear sigue empujando su precio. El brent, que ya alcanzó ayer los 74 dólares, ha moderado su avance y se mantiene en la actualidad ligeramente por encima de los 73.

De esa manera, el brent ha cosechado su décimo máximo histórico consecutivo. El barril de la OPEP también ha tocado hoy máximos históricos, al alcanzar los 66,36 dólares, 56 centavos de dólar más que la jornada anterior, informó hoy en Viena el secretariado de la organización.

El martes, el petróleo del Mar del Norte llegó a pagarse el martes a 74 dólares el barril, un precio sin precedentes desde que el Intercontinental Exchange Futures (ICE) empezó sus actividades en 1988.

El barril de crudo de Texas, por su parte, batió este miércoles un nuevo récord y cerró en Nueva York con un precio de 72,17 dólares, tras constatar el mercado un fuerte descenso en las reservas de gasolina almacenadas en Estados Unidos.

El ministro español de Economía, Pedro Solbes, admitió ayer que si continúa la subida de los precios del petróleo, el crecimiento económico de España será menor de lo esperado. La vicepresidenta, María Teresa Fernández De la Vega, lo ha vuelto a repetir hoy: si los precios del crudo se estabilizan en los actuales niveles "habrá consecuencias negativas en los precios y en el crecimiento económico".

La opinión del FMI

Pero el Fondo Monetario Internacional no espera que el precio se estanque en los 70-74 dólares. Ayer alertó, por su parte, de que puede llegar a los 80 euros antes de junio. Su presidente, Rodrigo Rato, ha dicho a una entrevista publicada hoy por El País: "Hay que trasladar al consumidor los precios de la energía".

La escalada del crudo se debe a una serie de factores de presión, entre los que destaca la crisis generada por el polémico programa nuclear de Irán, aunque también influyen la situación de violencia en Nigeria y los problemas de refino en EEUU. El efecto en los mercados del litigio con Irán, cuarto productor mundial, se debe a que exporta unos 2,7 millones de barriles diarios que son insustituibles en el mercado ya que todos los países, excepto Arabia Saudí, están bombeando al máximo.

Además, los mercados están nerviosos ante la perspectiva de que el Consejo de Seguridad de la ONU llegue a imponer sanciones contra el régimen iraní por sus ambiciones nucleares, o que Washington decida optar por la vía militar. El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, vaticinó este miércoles que el precio mundial del petróleo, pese su vertiginoso repunte, "aún no ha llegado a su precio real", y adelantó un plan para proteger de los efectos de ese incremento a los países pobres.

Aunque el Ejecutivo de Teherán insiste en que su programa nuclear sólo persigue fines civiles, como la generación de energía eléctrica, Estados Unidos y la Unión Europea consideran que Irán pretende desarrollar armas atómicas. A la tensión en torno a Irán, se suma la pérdida de una producción de alrededor de medio millón de barriles diarios en Nigeria, primer productor africano de crudo y sexto entre los miembros de la OPEP, por los ataques de fuerzas separatistas en el delta del río Níger.