Aerolíneas

Spanair sube sus tarifas por segunda vez en siete días por la carestía del petróleo

Spanair ha empezado a aplicar un nuevo incremento, el segundo en una semana, en el recargo por combustible que cobra a sus clientes para paliar el impacto del alza del petróleo. Tras introducir la pasada semana un suplemento de diez euros por trayecto en sus billetes para vuelos domésticos, la aerolínea del grupo SAS ha empezado a cobrar ahora recargos de entre 10 y 20 euros por trayecto también en sus rutas europeas.

La persistente alza del petróleo, y el consiguiente impacto en la cuenta de costes por combustible, ha llevado así a la dirección de Spanair a decretar un fuerte incremento del precio final que abonan los pasajeros: en unos días los clientes de la aerolínea han asumido encarecimientos de 20 y 40 euros en los pasajes de ida y vuelta de todas las rutas nacionales y continentales que cubre la compañía.

Iberia y Air Europa, que aplican desde principios de mes un incremento del recargo por combustible, descartan revisar de nuevo al alza 'con carácter inmediato' el precio final de sus billetes. 'Iberia no tiene prevista ninguna nueva subida inminente de sus cargos por combustible', indicó un portavoz de la aerolínea de bandera.

En el mismo sentido se pronuncia Air Europa, que admite que nuevas subidas de tarifas vinculadas al precio del petróleo 'no son descartables a medio plazo', pero 'en ningún caso con carácter inmediato'. Iberia aplica desde principios del mes de abril un nuevo recargo por carburante de 10 euros por trayecto en sus rutas domésticas, al tiempo que incrementó en dos euros -hasta un total de 60 euros por trayecto- el suplemento que cobra en todas sus conexiones de largo recorrido, la tercera subida en cinco meses en el segmento intercontinental.

La aerolínea presidida por Fernando Conte mantuvo entonces sin cambios el recargo de 20 euros por trayecto que aplica en los billetes de sus vuelos hacia destinos europeos.

Air Europa elevó hace una semana el suplemento por carburante hasta los nueve euros por trayecto en sus rutas domésticas y hasta los 56 euros por trayecto en las rutas de largo recorrido hacia destinos latinoamericanos y asiáticos.