Laboral

La productividad explica el 75% del diferencial de renta entre España y EE UU

La escasa productividad de la mano de obra supone el principal impedimento para que la renta media de los españoles se equipare a la de las grandes potencias económicas mundiales. La clave se encuentra en la productividad por hora (valor añadido por empleado y hora de trabajo). Esta medida es, en España, un 30% menor que en EE UU, y de ella se derivan tres cuartas partes del diferencial de renta per cápita.

España ha registrado un fuerte crecimiento de su Producto Interior Bruto durante los últimos 10 años, pero en buena medida se ha debido a un aumento de la población (en buena parte inmigrante) que se ha traducido en más empleo. La producción por empleado avanza a un ritmo prácticamente nulo, en parte porque el empleo generado se ha dirigido a sectores escasamente competitivos (construcción, servicios hosteleros).

El libro La productividad en la economía española, de Andrés Maroto Sánchez y Juan R. Cuadrado Roura, presentado ayer por el IEE, refleja la preocupante situación: entre 1996 y 2004, la productividad por trabajador ha caído un 0,14% anual, frente a los crecimientos del 2,23% en Estados Unidos y del 1,46% de la UE-15.

Los españoles trabajan alrededor de 1.800 horas al año, prácticamente lo mismo que los estadounidenses, y 200 horas más que la media de la Unión Europea. No se encuentra, pues, aquí la diferencia de producción por trabajador. La tasa de empleo sí es sensiblemente inferior en España que en EE UU, y explica por sí misma alrededor de 10 puntos de los 40 que le saca el gigante norteamericano en renta per cápita.

Si se toma como referencia la Unión Europea anterior a la última ampliación (UE-15), España se encuentra en el 92% de la renta per cápita media. Una brecha mucho menor que frente a Estados Unidos, pero que se explica en parte porque los europeos trabajan un 7% menos de horas. Con mucho más tiempo para el ocio, los vecinos continentales disfrutan de más renta. La explicación, aquí también, es la productividad horaria: cada hora trabajada, los europeos producen de media un 16% más de valor que los españoles.

Recetas para invertir la tendencia

Los autores del libro proponen una serie de medidas para corregir la sangría de productividad que sufre la economía española, aunque reconocen que no pueden 'esperarse milagros' en el corto plazo. Las medidas están en línea con las recomendaciones habituales del Fondo Monetario Internacional o la Comisión Europea, y algunas de ellas forman parte del plan de impulso de la competitividad auspiciado por el Gobierno español. Así, España debe impulsar la innovación y el I+D; incrementar las inversiones directamente productivas; desarrollar el capital humano y la formación profesional, flexibilizar el mercado de trabajo, desregular mercados de materias primas y productos, y apoyar la creación de empresas.