La lucha contra el CPE

Más de un millón de personas protestan en Francia contra el contrato juvenil de Villepin

Entre uno y tres millones de manifestantes han protestado hoy en Francia contra el polémico contrato de primer empleo (CPE). El Ministerio de Interior francés ha cifrado en 1.028.000 personas las que se han manifestado en toda Francia, mientras que los sindicatos han contabilizado 3,1 millones de personas, según un cálculo provisional de la CGT. La movilización ya ha causado problemas de transporte, en especial en los trenes de cercanías, y ha provocado la cancelación de 31 vuelos entre España y Francia.

Según el cálculo de los sindicatos, alrededor de 1,3 millones de manifestantes se han movilizado en numerosas ciudades de provincia, mientras que en París han salido a la calle cerca de 700.000 (84.000 según el Ministerio de Interior).

Según informa el diario Le Monde, más de 250.000 personas se han manifestado en Marsella, si bien la Prefectura las ha cifrado en 35.000. En Nantes, el número oscila entre 52.000 manifestantes según la policía y 75.000 según los sindicatos.

El éxito de la protesta depende de la asistencia a las más de 200 manifestaciones convocadas en todo el país. La afluencia a las marchas del pasado martes osciló entre el millón declarado por la Policía y los tres millones de personas reivindicados por los organizadores. El líder del primer sindicato del país (CGT), Bernard Thibault, ha expresado su convencimiento de que la movilización de hoy, aunque menos importante, permitirá dar "el golpe de gracia" al plan de empleo juvenil del Gobierno.

Los ciudadanos han salido a la calle para mostrar su rechazo hacia el CPE, que ha sido ratificado por el presidente francés, Jacques Chirac, con una moratoria que impide su entrada en vigor hasta que sea reformado con el acuerdo del mayor número posible de sectores. Se trata de una forma de salvar -relativamente- la cara del primer ministro, Dominique de Villepin, impulsor del contrato y que se ha negado desde el principio a retirarlo pese a la fuerte contestación que ha recibido por parte de los estudiantes con el apoyo, al menos temporal, de los sindicatos obreros. El contrato, en su redacción original, permitía el despido injustificado de los empleados menores de 26 años durante los dos primeros años de trabajo.

Cancelaciones de vuelos

Según AENA, hay 227 vuelos previstos hoy entre España y Francia, de los que 31 han sido cancelados hasta el mediodía. Igualmente, fuentes de Iberia han informado de que las regulaciones establecidas en el espacio aéreo francés provocan retrasos de una media de una hora en las rutas que salen desde España a Francia y en las que se sobrevuelan ese país, mientras que en las llegadas la demora oscila entre 60 y 90 minutos.

Para minimizar los efectos de esta huelga sobre el tráfico aéreo español, AENA ha habilitado una ruta aérea alternativa, que desde Santiago de Compostela pasa por Begas (Gran Bretaña) y Lasno (Irlanda) y enlaza con Cork-Londres. Esta vía absorbe el tráfico entre España y Reino Unido, Irlanda y el noroeste de Europa.

Retrasos en Francia

Mientras, la huelga, seguida por los controladores, causa retrasos de unos 45 minutos en los vuelos del aeropuerto de Orly, mientras que el de Roissy-Charles-de-Gaulle funciona con normalidad, según señala la Dirección General de la Aviación Civil. También hay problemas en los aeropuertos de Marsella, Burdeos y Nantes, así como en el de Bastia, en Córcega. La autoridad de Aviación Civil francesa había pedido a las compañías aéreas, de forma preventiva, que suspendieran el 30% de sus vuelos para esta jornada.

En cuanto a los ferrocarriles, el tráfico está asegurado en más del 70%, pero el funcionamiento se ha visto perturbado en algunas zonas. En el oeste del país, sólo uno de cada tres convoyes está circulando con normalidad; los trenes regionales han reducido su circulación en un 50% y los de alta velocidad, en un 25%.

Sin embargo, la huelga no está paralizando el país, como ocurrió el pasado 28 de marzo y su seguimiento está siendo mucho más escaso. Los usuarios viven hoy una jornada difícil en los transportes, pero no se ha conseguido el "martes negro" preconizado por los sindicatos. El transporte urbano funciona con relativa normalidad en París, con un 25% menos de frecuencia de paso en los metros y anulaciones de entre el 25% y el 50% de los trenes de cercanías.