Automoción

Los sindicatos paralizan la industria del automóvil en Alemania

Los problemas crecen para la legendaria industria alemana de la automoción. Las plantillas de los principales fabricantes de coches del país en Alemania y en otros países productores como España, pararon ayer para protestar por la falta de acuerdo en las negociaciones de los nuevos convenios colectivos y para reclamar nuevas alzas salariales.

Así, unos 20.000 empleados de 30 empresas del país se concentraron ayer frente a la fábrica de DaimlerChrysler en Sindelfingen (suroeste de Alemania). En el estado federado de Baviera, unos 30.000 empleados de la industria del metal y la electrónica cesaron temporalmente su trabajo. Los trabajadores de este sector marcharon con antorchas, se manifestaron y formaron caravanas de automóviles para reivindicar sus peticiones, informa Efe.

Las empresas más afectadas por estas acciones de protestas son Volkswagen, BMW, Bosch, DaimlerChrysler, MAN y Siemens, pero también han sufrido paros Ford y Opel. Esta campaña de protestas comenzó tras el fracaso de tres rondas negociadoras en las que la patronal ha ofrecido y considerado como realista un incremento del 1,4% y una paga extraordinaria aún sin cuantificar. El presidente del sindicato IG-Metall, Jürgen Peters, acusó a la patronal de ir arrastrando las negociaciones y de responder a cada oferta con nuevas exigencias.

Las próximas negociaciones se celebrarán el 6 de abril y a ellas la patronal acudirá con una propuesta que contempla un salario base para todos y luego, dependiendo de la profesión, un sueldo adicional diferenciado.