Farmacia

6.000 despidos en Bayer tras la comprar Schering

La dirección de Schering ha aceptado la oferta de Bayer valorada en 16.300 millones de euros. El grupo Bayer financiará la operación con reservas líquidas de 3.000 millones de euros y la venta de dos filiales. La fusión supondrá previsiblemente una reducción de plantilla de 6.000 empleados. La alemana Merck, que este mes lanzó también una opa por Schering, desiste de superar la contraoferta.

El presidente de Schering, Hubertus Erlen, aseguró ayer que el precio de la opa de Bayer (86 euros por acción, 16.300 millones de euros) 'es una buena oferta'. Al contrario que en el caso de la oferta de la también farmacéutica alemana Merck (que ofreció este mes 77 euros por acción), la dirección de Schering ha aceptado unánimemente la oferta de Bayer: 'Uniendo las fuerzas de Schering y Bayer crearemos una compañía farmacéutica líder. Los negocios son complementarios y mantenemos la misma estrategia' añadió Erlen.

La operación, que Bayer prevé cerrar en junio, dará lugar a la mayor fusión del sector farmacéutico alemán. La oferta de Bayer supone una mejora del 12% de la opa de Merck y una prima del 39% de la cotización de Schering antes del anuncio de la primera oferta. Merck, que el día 13 de este mes lanzó una opa hostil por Schering, comunicó ayer que no incrementará su oferta inicial.

Las acciones de Bayer ganaron ayer un 1,9% y las de Schering un 1,6% (el día que la compañía recibió la oferta de Merck sus acciones subieron algo más del 25%). El valor de Merck subió un 0,6%. Los accionistas minoritarios de Schering también ven con buenos ojos la oferta de Bayer: 'Es una buena noticia para los accionistas de Schering', dijo la Asociación Alemana de Protección de los Accionistas (DSW) al diario germano Tagesspiegel, informó Efe.

La operación está sujeta a que Bayer consiga un 75 % del capital de Schering. La nueva firma operará con el nombre de Bayer-Schering-Pharma, tendrá una facturación anual de 9.000 millones y su sede estará en Berlín.

Venta en MaterialScience

Bayer explicó que la financiación de la operación se hará con reservas líquidas de 3.000 millones de euros y con un crédito que se refinanciará con una combinación de deuda y capital propio. Werner Wenning, presidente de Bayer, indicó en un encuentro con analistas que la adquisición podría requerir el despido de hasta 6.000 trabajadores, según sus cálculos, mientras que Erlen no se pronunció al respecto. Wenning añadió que el potencial de ahorro en los costes de personal se sitúa en torno al 10 %.

Además, el grupo ha previsto la venta de dos de sus filiales de su división de plásticos MaterialScience para apoyar la financiación de la transacción. Bayer prevé desprenderse de las filiales HC Starck (metales especiales para electrónica, óptica y aeronáutica) y Wolf Walsrode (química de la celulosa). En su comunicado el grupo alemán asegura que se trata de dos unidades de negocio rentables, pero que ya no forman parte del negocio central de Bayer MaterialScience, que se centrará en la fabricación de productos químicos a base de policarbonato y poliuretano.

La venta de estas dos empresas no comportará cierres de plantas en España, puesto que ninguna de ellas está dedicada a la fabricación, señaló un portavoz de la filial española. Tras la segregación de parte de la actividad química en la nueva compañía Lanxess realizada en enero de 2005, Bayer concentra su actividad dentro del complejo petroquímico de Tarragona en la producción de espumas de poliuretano con diversas aplicaciones industriales, que amplió en 2003. Las mismas fuentes señalaron que la producción de plásticos a base de poliuretano 'es estratégica' para Bayer.

Las implicaciones en el mercado español

Bayer y Schering son dos compañías asentadas en España. La primera cumplió sus primeros 100 años en el país en 1998 mientras que Schering creó su primera filial en Madrid en 1924.

Los empleos directos de Schering en España se acercan a los 300, pero la empresa tiene acuerdos con otras compañías que mantiene ocupadas a cerca de 700 personas, según cálculos de fuentes de la compañía. Schering controla aproximadamente el 50% de Justesa Imagen, creada con la española Juste en 1989, dedicada a la fabricación de productos químicos y con una fábrica en Madrid.

Bayer en España gestiona los negocios del grupo en Argentina y Brasil y tiene un nivel de facturación cercano a los 1.300 millones. El anuncio de que Bayer acometerá la venta de dos filiales de su división MaterialScience no tendrá consecuencias en España. La división del grupo alemán concentra sus intereses en España en Tarragona.

Por otra parte, a finales de 2005 el consejero delegado de Bayer en España, Francisco Belil, fue nombrado presidente de la Cámara de Comercio Alemana para España, en sustitución de Hans-Joachim Ohnesorge, de Schering España.