Lealtad, 1

Cuando todos ganan

Dicen que los inversores tienen, como los peces, una memoria fugaz, que permite olvidar los malos momentos bursátiles en cuanto el mercado da síntomas de bonanza.

La Bolsa española ha entrado en su cuarto año consecutivo de ganancias y acumula una subida cercana al 120% desde los mínimos de septiembre de 2002. Entonces los escándalos contables hicieron morder definitivamente el polvo a los índices, que llevaban ya dos años mal digiriendo el estallido de la burbuja tecnológica.

Aquella crisis provocó una estampida de los inversores, que huyeron de la Bolsa como alma que lleva el diablo. Se dijo entonces, y era cierto, que iba a resultar muy difícil recuperar la confianza del pequeño inversor en las Bolsas.

Pero lo cierto es que con el tiempo, y con más de tres años alcistas, parece que se ha recuperado esa confianza. Hasta el punto de que según los últimos datos del Banco de España, de septiembre de 2005, los españoles tienen ya más dinero en activos financieros, es decir en acciones y fondos, que en depósitos. No se observaba una tendencia similar desde el año 2000, recién pinchada la burbuja.

Aunque estos datos son, sin duda, una buena noticia, una cosa es recuperar la confianza en el mercado y otra es el exceso de confianza. Y comienzan a observarse señales en la Bolsa que apuntan más a los segundo que a lo primero.

La querencia por la operativa a corto plazo y el chicharreo es una constante entre una parte de los inversores, suba o baje la Bolsa. El problema aflora cuando ese chicharreo se generaliza y la Bolsa se convierte en una fiesta, en una gran borrachera de dinero fácil. Ahí es donde se crean las burbujas.

La situación actual no es precisamente esa, pero no faltan señales que lo insinúan, como la subida desaforada de algunas pequeñas compañías o las excesivas valoraciones que están alcanzando algunos valores inmersos en procesos de opa o tan sólo en meros rumores. Las oportunidades hay que aprovecharlas. Pero cuando llega un momento en que todos ganan y nadie pierde, es aconsejable la retirada. mrodriguez@cincodias.es