OPV

Bolsas y Mercados acelera los planes para salir a cotizar

Bolsas y Mercados Españoles ha convocado junta de accionistas para el día 25 de abril. Si bien la aprobación de la OPV no está en el orden del día, BME sí ha propuesto una reducción de capital con cargo a reservas, paso previo a la aprobación de la salida a Bolsa que, en todo caso, se haría en una junta de carácter extraordinario.

En el mejor de los casos, el holding de mercados podría estrenarse en el parqué en el mes de julio. Si no, sería después de agosto. En la convocatoria de la junta ordinaria, que se celebrará el 25 de abril, BME llevará a cabo una reducción de capital con cargo a reservas. Ello supone distribuir los beneficios acumulados en los últimos años entre los accionistas actuales, lo cual es una decisión habitual antes de las salidas a Bolsa. En todo caso, esta operación retrasa en cierto modo los plazos de la OPV, puesto que cuando se devuelve capital se abre, por ley, un periodo de un mes desde el anuncio de la operación para reclamaciones de posibles acreedores.

Queda pendiente, asimismo, un cambio legal. La Ley del Mercado de Valores establece algunas obligaciones para las sociedades rectoras de Bolsas, que son poco operativas para una empresa cotizada. Por ejemplo, BME tiene hoy por hoy limitado por Ley el pago de dividendos, no puede incurrir en pérdidas o debe preguntar a la CNMV el nombramiento de directivos. Los precios que cobra están sujetos también a aprobación de la CNMV. El Tesoro está ultimando el cambio de la normativa.

Esta modificación, señalan fuentes del mercado, supondría cambios en el Real Decreto 726/1989 y se haría, lógicamente, vía Real Decreto, pero es posible que también se modifique la Ley marco del Mercado de Valores para dar más seguridad jurídica a BME. Ello obligaría a introducir enmiendas al respecto en alguna ley orgánica sobre otro asunto que se apruebe próximamente.

Junta extraordinaria

Se espera que tanto los flecos legales como los relativos a la reducción de capital se resuelvan de forma paralela, de modo que cuando Economía haya modificado la normativa se haya podido efectuar la devolución. Así las cosas, BME podría convocar la junta extraordinaria para aprobar la salida a Bolsa, aunque ello supone un mes más entre el anuncio y la luz verde definitiva.

La devolución de capital será con cargo a reservas. A 31 de diciembre de 2004 las reservas de BME ascendían a 67 millones de euros. Asimismo, se podrán incrementar con los beneficios obtenidos el año pasado, que también podrían ser repartidos vía dividendo. BME ya aprobó en el mes de noviembre un abultado dividendo de 100 millones de euros, o 1,2 euros por acción.

En la junta del día 25 BME aprobará las cuentas del año pasado. En 2004 la sociedad ganó 81,5 millones de euros y, dado el aumento del negocio en 2005, se espera una mejora de las cuentas.

Los últimos intercambios de acciones de BME se produjeron este año a 11,2 euros por acción. Un nivel que está por debajo de lo que se pagaba hace un año, si bien hay que tener en cuenta el citado dividendo de 1,2 euros por acción.

A 11,2 euros, BME estaría valorada en 936 millones de euros. Un nivel significativamente por debajo del de otros mercados europeos. Sin embargo, tradicionalmente las acciones de las Bolsas que han salido a cotizar se han revalorizado significativamente una vez estrenadas en el parqué.

La valoración del sector se dispara

El proceso de concentración del sector de los operadores de Bolsa europeos ha tirado con fuerza de las cotizaciones y elevado las valoraciones a niveles que algunos casos analistas comienzan a ver injustificados.

La batalla por adquirir London Stock Exchange, el operador de la Bolsa de Londres, ha disparado su PER veces que el beneficio está incluido en el precio de la acción a niveles superiores a las 55 veces. El PER estimado es de 33 veces cuando la media de los últimos tres años ha estado en 20.

La subida más fuerte se ha producido en las últimas semanas, tras la oferta de compra de Nasdaq sobre el mercado londinense. La cotización se ha disparado en previsión de que Nasdaq aumente la prima de compra. Sin embargo, en un informe publicado ayer, Credit Suisse recortaba su recomendación para el valor al entender que un precio adecuado de compra estaría entre los 900 y los 1.000 peniques por acción, esto es, entre un 12% y un 20% por debajo del cierre de ayer.

Deutsche Börse y Euronext tienen valoraciones de 32 veces, frente a una media de 20 veces en el pasado. Sus PER estimados en función de los beneficios futuros son menores, de 24 y 25 veces.

En cualquier caso, el calentamiento de las acciones del sector al hilo de las opas puede distorsionar su valor real y afectar a la valoración de empresas que como BME pretenden cotizar.