Turismo

El negocio del lujo avanza un 15% en el sector de viajes

El lujo se ha adentrado en el sector del turismo dejando tras de sí un negocio que crece muy por encima de la media, a un ritmo del 15%. La mayoría de touroperadores que ofrecen estos viajes caros (4.500 euros) operan desde ciudades alemanas hacia lugares exclusivos de España, Egipto, Caribe o Tailandia.

El negocio de los viajes de gran lujo crece un 15% anual y se prevé que avance hasta un 20% en los próximos años, según pronósticos de Michael Frese, jefe del touroperador Dertour (del grupo Rewe, líder alemán de viajes exóticos fuera de Europa).

En 2005, los alemanes emprendieron 325.000 viajes vacacionales de más de 4.500 euros. Aunque España no sea un destino específico de lujo extremo, se está beneficiando del auge del turismo de lujo; sobre todo, los hoteles más exclusivos de Barcelona, Madrid, Andalucía, Baleares y Canarias.

Los protagonistas: los mayores de 50 años con elevado poder adquisitivo, las parejas sin hijos, y la generación de nuevos herederos, los alemanes que disfrutan ahora de lo conquistado por sus padres durante el milagro económico alemán. Sólo Alemania cuenta con 13 millones de ricos. España recibió diez millones de turistas alemanes en 2005.

Para Airtours, el touroperador de lujo del grupo TUI, España es su primer destino. El eje de la demanda de Airtours, que registró un incremento de facturación del 16,5% en 2005, 'no son sólo los establecimientos de seis estrellas más conocidos, como Mardavall y Castillo Hotel Son Vida (ambos en Mallorca), sino los denominados charme hotels (más pequeños), pero de cierto encanto y los hoteles de diseño y estilo más pronunciados. Muchos de ellos son palacios, y villas restauradas.

Según Volmer, el cliente de lujo suele pedir, además, una oferta complementaria muy exclusiva (en gastronomía, vinos, eventos, etc.) 'que no está al alcance de todo el mundo'.

Viajar a Nueva York para cenar en el restaurante Nobu de Robert de Niro, volar a Los Ángeles para dormir en la suite Pretty Woman del L. A. Regent, o volar en primera clase a Vancouver (Canadá) para descansar unos días en una sencilla casa en la montaña, son algunos de los productos demandados.

'El segmento de viajes de lujo es muy heterogéneo', afirma Christian Pilz, jefe del touroperador Best World experience, de Múnich, que organiza viajes de lujo por un promedio de 8.500 euros por persona.

Pilz opina que 'España ha descuidado este segmento del mercado'; pero destaca la demanda en Madrid y Barcelona y cita cuatro hoteles de Baleares y Canarias: el Abama, de Tenerife; el Mardavall, de Puerto Portals (Mallorca) y La Residencia, en Deià (Mallorca).

52 hoteles de muy alta categoría

Las perspectivas en el segmento del turismo de lujo son excelentes, según el sector. Entre otras razones, por la evolución demográfica y el envejecimiento de la población. Está aumentando la población de personas mayores de 50 años con un elevado poder adquisitivo, subraya Michael Frese. Su catálogo Deluxe para viajeros ricos presenta 52 hoteles de máxima categoría en lugares paradisiacos de Hawai, Florida, Caribe, Emiratos Árabes, Omán, Egipto, océano Índico, Tailandia, Indonesia y Vietnam. Alemania, el segundo mercado emisor para el turismo español, cuenta con 760.000 millonarios, según el World Wealth Report 2005. Suelen residir en Múnich o en Hamburgo. También la mayoría de los 20 touroperadores alemanes especializados en viajes de lujo opera desde esas ciudades. La mayoría disfruta de crecimientos.