Beneficios

El Grupo Rural gana un 72% más por la venta de participadas

El Grupo Caja Rural, integrado por 73 cajas rurales, cerró el pasado año con un beneficio atribuido de 385,5 millones, el 72,2% más, tras aplicar la nueva contabilidad (NIC). La buena marcha del negocio les ha permitido al conjunto de las cooperativas ganar cuota de mercado hasta septiembre, últimos datos del Banco de España.

El aumento de su negocio, las menores provisiones realizadas y los resultados extraordinarios obtenidos por la venta de participaciones, han sido claves para que el resultado de estas 73 cajas rurales crezca un 72,2%. Según los datos publicados ayer por el grupo, los créditos crecieron el 21,3% y se elevaron a 35.571 millones de euros, y los recursos de clientes, un 20,2%, hasta superar los 38.000 millones.

Gracias a la evolución de esos negocios, al crecimiento del 17,9% en las comisiones y al aumento del 5,8% en los gastos, el margen de explotación o resultado típicamente bancario aumentó el 16,3%, hasta 478 millones de euros.

Pero fue en la parte más baja de la cuenta de resultados donde las cifras de las cajas rurales tuvieron el mayor impulso, gracias a que redujeron un 6% las provisiones para posibles insolvencias y a que se apuntaron 120 millones más que el año pasado en ganancias extraordinarias por la venta de participaciones.

Gracias a esos dos aspectos, el crecimiento del beneficio neto de las cajas rurales se disparó hasta los 85,5 millones, cifra que hubiera ascendido a438 millones, con un aumento del 74% de no ser porque tuvieron que restar del resultado los 53 millones de euros de dotación obligatoria a la obra social.

En todo caso, las cajas rurales tuvieron el año pasado una evolución muy superior a la que registraron sus principales competidores, las cajas de ahorros, que aumentaron sus resultados un 35,4%. Aun así, sus beneficios son aún nimios comparados con esas entidades, cuyas ganancias se acercaron a los 6.400 millones de euros.

Al cierre de 2005, las cajas rurales tenían 11.496 empleados y contaban con 3.351 oficinas, 69 más que un año antes. Según datos del Banco de España, e incluyendo todas las cooperativas de crédito entre las que figuran la Caja Laboral y Cajamar, que no están en el Grupo Rural, desde 1995 hasta septiembre de 2005 la cuota que controlan en activo ha pasado del 3,1% al 3,8%. En crédito al sector privado han subido del 4% al 5,6%.