CincoRed

La revolución del ocio tira de la industria de los chips

El sector vivió en 2005 un año récord de ventas con unos ingresos de 191.000 millones de euros

La industria de los chips, la base del sector tecnológico, vivió en 2005 un año récord. Las ventas aumentaron un 6,8% hasta 227.500 millones de dólares (unos 191.000 millones de euros), según los datos del cierre del ejercicio de la poderosa patronal estadounidense Semiconductor Industry Association (SIA). De cara a 2006 las perspectivas son buenas. El presidente de la SIA, George Scalise, pronosticó un crecimiento del 10% gracias a la buena evolución de la economía. En la misma línea, el vicepresidente del área de semiconductores de la consultora especializada Gartner, Andrew Norwood, señaló en un informe la pasada semana que los ingresos del sector crecerán un 9,5% en 2006 y un 7% en 2007.

Los analistas parecen coincidir en que los inventarios de microprocesadores se redujeron en el último trimestre de 2005 gracias a un aumento de la demanda. Según la firma especializada iSuppli, el exceso de chips cayó hasta 460 millones de dólares por debajo del objetivo previsto para final de año.

Esta evolución a la baja de los inventarios (auténtico termómetro de las empresas del sector) ha venido marcada, según algunos expertos, por la demanda por parte de los consumidores de productos como los teléfonos móviles, las cámaras digitales o los lectores de MP3 y el popular reproductor de música iPod de Apple. Sin ir más lejos, la coreana Hynix disparó sus ingresos un 30% en el cuarto trimestre gracias, sobre todo, a las ventas de chips de 'memoria' usados en cámaras digitales y MP3.

La tecnología Wifi, Wimax y los móviles 4G son vías de expansión

En definitiva, la industria del ocio se ha convertido en decisiva. Ante esta tendencia, las compañías han comenzado un giro estratégico en busca de nuevas áreas de explotación.

Probablemente, uno de los cambios más drásticos es el que quiere protagonizar Intel con el lanzamiento hace pocas semanas de los procesadores Core Duo para ordenadores portátiles y de la tecnología para el entretenimiento en el hogar Viiv. Antonio Albarrán, responsable de Intel en España, señala que la compañía se ha convertido en una empresa de plataformas, 'ahora conjugamos varios elementos', señala este directivo, quien añade que Intel ha buscado acuerdos con empresas de contenidos con el objetivo de validarlos y puedan funcionar bajo la tecnología Viiv. Hasta el momento, el gigante estadounidense ha firmado pactos con firmas como DirecTV (News Corp), ESPN (Disney), AOL (Time Warner) o la mexicana Televisa, primer productor de contenidos del mundo en lengua española.

Y hay más movimientos. Sony, Toshiba e IBM han ampliado su alianza para desarrollar chips para productos de electrónica de consumo entre los que figuraría la videoconsola PlayStation de Sony. El objetivo ahora es, además, la creación de chips de reducido tamaño pero, eso sí, con mayor capacidad de uso y menor necesidad de consumo de energía. La intención de estos grupos es producir un chip de 32 nanómetros con estas prestaciones en el año 2010 frente al estándar actual de 90 nanómetros. Dentro de la estrategia industrial de desarrollar chips de menor tamaño y consumo, clave para el futuro del sector, Sony y Toshiba van a unirse a Nec para hacer microprocesadores de 45 nanómetros. En este caso, los teléfonos móviles y otros productos de la industria audiovisual serían el objetivo de este acuerdo. Además, la dirección de Toshiba pretende impulsar la colaboración con otras compañías locales como Hitachi y Renesas.

Otro de los campos de expansión para las empresas de chips son las nuevas comunicaciones inalámbricas: Wifi, Wimax, o cuarta generación de móviles (4G). Una de las compañías más activas ha sido Qualcomm. Por ejemplo, firmó una alianza con Atheros Communications para desarrollar chips de bajo consumo para telefonía móvil y comunicaciones Wifi. Qualcomm también se ha aliado con Intel para desarrollar productos de 4G y Wimax… Un ejemplo más de que la nueva estrategia de las empresas de microprocesadores pasa por el ocio y la comunicación.

Más crecimiento

Las perspectivas para los próximos años son excelentes. La consultora Gartner, especializada en tecnología, señaló en un informe la pasada semana que los ingresos del sector de los microprocesadores crecerán un 9,5% en 2006 y un 7% un año después.

Dura competencia

La competencia entre empresas se ha endurecido en el último año. Una de las compañías más activas ha sido AMD que, gracias a un aumento de sus ingresos del 35% en su división de microprocesadores, le ha llevado a entrar en el ranking de las 10 primeras firmas del sector realizado por Gartner, del que han salido otras como Philips y Freescale. Un informe de Prudential señala que, gracias a sus nuevos contratos con firmas como Sun, HP o IBM, AMD podría robar más cuota de mercado en el año 2006 a Intel, que todavía mantiene el liderazgo y a Texas Instruments.

Otras empresas se han visto afectadas por los problemas de sus respectivas matrices. Por ejemplo, Infineon ha pasado del quinto al séptimo puesto por la caída de los ingresos de su filial de telecos tras la caída de los pedidos de la china BenQ Mobile, que compró la división de celulares de Siemens, antigua matriz de Infineon.

China, corazón del negocio

Las ventas de chips en diciembre, último mes contabilizado por la SIA, ascendieron en todo el mundo a 19.950 millones de dólares. De ellos, un total de 9.310 millones correspondieron a la región de Asia Pacífico. El resto se lo repartieron a partes iguales América, Europa y Japón. Un dato que muestra, según algunos analistas, la fortaleza del mercado de China, país que absorbió la mayoría de las ventas. Y la tendencia va a continuar. En diciembre, la actividad en dicha región creció a un ritmo del 20,1% con respecto al mismo mes del año anterior. El ritmo es superior al de América, que fue del 14,6% y por supuesto al de Europa y Japón que vieron como las ventas caían un 5,9% y un 6,2%, respectivamente.

En este sentido, diversos fabricantes de EE UU y Europa han decidido concentrar operaciones en China. Una de las últimas ha sido la compañía italofrancesa ST Microelectronics que la pasada semana anunció unas inversiones de 500 millones en la construcción de una fábrica en la ciudad china de Censen. La empresa tiene el objetivo de concentrar el 65% de su producción de chips en el sureste asiático. Con esta estrategia de consolidarse en mercados emergentes, ST Microelectronics busca insistir en la reducción de costes.

En la misma línea, la alemana Infineon anunció hace pocas semanas que construiría otro centro de producción en Malasia… y no son las últimas porque la tendencia se puede acelerar. Las empresas europeas están obligadas a impulsar la presencia en Asia para compensar el aumento de la producción de rivales locales como Toshiba, Samsung -segundo productor mundial-, Hynix, Elpida y Nanya.