Motor

Billete de ida y vuelta para Seat

La nueva Seat no termina de arrancar. La apuesta del presidente la marca española, Andreas Schleef, y su jefe y antecesor, el presidente de Volkswagen, Bernd Pischetsrieder, de convertir a la marca en el equivalente a Alfa Romeo en el grupo Fiat no ha dado los frutos apetecidos en el estancado mercado europeo. La solución para revertir cuatro años de constantes caídas en las ventas anunciada ayer durante la rueda de prensa anual del grupo Audi (en realidad, un subgrupo de marcas deportivas dentro del consorcio Volkswagen, firmado por las propias Audi y Seat y Lamborghini) pasa por volver sobre sus pasos, ampliar la gama por abajo, y devolver a Seat al segmento de los vehículos comerciales, nichos que la firma catalana había abandonado hace algunos años para reafirmar su nueva imagen de marca. Esta nueva identidad ha durado apenas cinco años. En este lapso, las ventas de vehículos nuevos a la red ha pasado de 546.709 unidades en 2001 a 473.131 en 2003 y 401.073 en 2005, según la memoria anual de la compañía.

La caída de ventas no tenía por qué ser grave, dado que Andreas Schleef ha repetido en distintas ocasiones que el objetivo de Seat es vender menos coches, pero con un precio más alto. El problema es que este incremento de los precios de los vehículos, sin embargo, no ha evitado que la facturación haya pasado de los 5.963 millones de euros ingresados en 2001, a 5.522 millones en 2003 y unos destacados 5.861 millones en 2004. El ejercicio pasado, no obstante, la compañía volvió a sufrir una debacle y se redujo hasta 5.270 millones.

Así, Seat ha comenzado a desandar parte del camino emprendido emprendido por Pischetsrieder desde 2001. El directivo muniqués veía una Seat 'más pequeña', aunque 'más fuerte'. Los nuevos tiempos, sin embargo, imponen que la marca española amplíe su gama 'por arriba y por abajo', según las palabras de Martin Winterkorn, el presidente de Audi.

La compañía ha comenzado el año con fuertes alzas de ventas en España y Europa

La ampliación de la gama por la parte superior vendrá, posiblemente, por la introducción de un todoterreno. Además, final de año, la compañía lanzará una versión familiar del Altea con tracción en las cuatro ruedas. Schleef creía hace escaso año y medio que el futuro de Seat pasaba por vender menos coches pero más caros.

El pasado miércoles, Winterkorn aseguró que 'para que Seat retorne al éxito' hay que 'fortalecer el segmento de los automóviles baratos'. El actual presidente del grupo Volkswagen aseguraba en una entrevista publicada en septiembre de 2000 que Seat debía de fabricar furgonetas como la extinta Inca, dado que estos modelos no encajaban dentro de la nueva imagen de marca que había pensado para la compañía. Winterkorn, sin embargo, cree ahora que un modelo como el Inca podría ser un éxito para la marca. 'Intentamos que Seat pasase del Ibiza y el Inca al Altea y al León', reconoció esta semana Winterkorn.

No todo son malas noticias para Seat, no obstante. Las matriculaciones de la compañía han mejorado un 21,8% en la Unión Europea en el primer mes del año, y la marca se ha convertido en lo que va de ejercicio en la más vendida en España, por delante del líder histórico, el francés Renault. Y en ambos casos, el principal motor de este crecimiento viene de uno de los modelos deportivos en los que se basa la nueva Seat, el León. La nueva versión de este modelo, lanzado a mediados del pasado año, se ha convertido en todo un éxito de ventas, tanto en España como en el resto del continente.

Martorell aumenta la producción

La planta de Seat en Martorell ha comenzado el año con buen pie. Su producción de vehículos se incrementó el 24,61% en el primer mes del año, periodo en el que sus cadenas de montaje fabricaron un total de 33.180. Las ventas de la compañía se han visto impulsadas por la buena acogida dispensada al nuevo León, al Altea y al Ibiza, el modelo más vendido de la compañía.

La compañía española no fue la única que registró incrementos de ventas. Ford fabricó en Almussafes (Valencia) 37.552 vehículos, un 46,74% más, mientras que la fábrica de PSA en Madrid elevó su producción un 15,62%, hasta 12.405 unidades. Otros crecimientos correspondieron a Volkswagen Navarra fabricó 18.515 coches en enero, un 19,46% más, mientras que Seat produjo 33.180 vehículos en Martorell (Barcelona), un 24,61% más y DaimlerChrysler España elevó su fabricación en Vitoria un 43,48% (7.197 unidades).

En conjunto, la producción de vehículos en España se elevó a 225.418 unidades durante el pasado mes de enero, lo que supone un aumento del 7,12% respecto al mismo mes de 2005 y el primer incremento de los últimos nueve meses, pues no experimentaba una subida desde abril de 2005.