La batalla energética

EDF gana el doble y estudia 'con atención' lo que ocurre en España

La eléctrica francesa EDF ganó 3.242 millones de euros en 2005, un 101,7% más que en 2004, el mayor beneficio de su historia. La compañía persigue alzarse en líder del sector en Europa, y no excluye poner España en su punto de mira.

La francesa æpermil;lectricité de France (EDF), en Bolsa desde el pasado mes de noviembre, irrumpió ayer en las aguas revueltas del sector energético europeo con el anuncio del mayor beneficio de su historia.

La compañía gala, dirigida por Pierre Gadonneix, antiguo patrón de Gaz de France, registró en 2005 un resultado neto de 3.242 millones de euros, un 101,7% más que en el ejercicio anterior.

La progresión de la cifra de negocio, de un 10,6%, que alcanzó 51.051 millones, se debe al fuerte aumento del precio de la electricidad y a la intensa actividad en el mercado europeo. 'EDF ha recobrado su salud financiera. Nuestro Ebitda (beneficio antes de impuestos, intereses y amortizaciones) -de 13.010 millones de euros- es el más importante de toda la Europa energética', explicó Gadonneix durante la presentación de resultados de la compañía. La deuda se ha rebajado hasta 18.059 millones, por debajo de los fondos propios del grupo (19.016 millones).

Asegura que su prioridad es invertir en los mercados en los que ya se encuentra

Un margen que permitirá a la compañía 'estar entre los líderes de la energía en Europa', objetivo marcado por Gadonneix. El actual patrón de la eléctrica gala anunció que el Viejo continente es el mercado prioritario de la compañía, donde EDF decidió centrarse tras una política de expansión internacional mal gestionada durante los años noventa.

'Nuestra empresa es la única que está presente en los cuatro principales mercados energéticos de Europa, Alemania, Francia, Reino Unido e Italia', y la prioridad, indicó, es invertir 'donde ya estamos'.

No obstante, la compañía dice ser 'un observador vigilante e interesado en todas las reestructuraciones que se suceden en Europa', en alusión a la situación creada en España tras las dos opas rivales de Gas Natural y la alemana Eon sobre la española Endesa, y a las pretendidas intenciones de la italiana Enel de entrar en Suez.

Si bien la compañía asegura no tener 'ninguna operación en marcha', Gadonneix ha abierto la caja de Pandora tras asegurar que el gigante que dirige está 'preparado para examinar grandes operaciones', y que sigue con atención el mercado español y del Benelux. 'Empresas españolas o belgas están presentes en Francia, y no a la inversa', explica en una entrevista al diario Les Echos, publicada ayer.

Además, la eléctrica disfruta de un óptimo momento en el mercado. El título se ha recuperado desde su decepcionante evolución en las semanas que siguieron su salida a Bolsa, el 21 de noviembre de 2005. En su estreno, el mayor capítulo de capitalismo popular en la historia de Francia, el título apenas ganó un inapreciable 0,03% respecto al precio de referencia de 32 euros fijado por el Gobierno, tras su decisión de privatizar el 15% de la compañía. Tres meses después, la acción ha ganado un 30%, hasta 42,49 euros.

El proceso de doble opa abierto en España muestra, según Gadonneix, 'la ausencia de un mapa estabilizado' de la energía en Europa, y cuadra con el escenario de referencia de la eléctrica gala.

Retos cruciales

Según su esquema, 'sólo los grandes grupos europeos, véase mundiales, podrán hacer frente a dos retos cruciales, a saber, la seguridad de abastecimiento de energía y el respeto del medio ambiente'. Y no podrá darse una respuesta sin 'inversiones masivas en infraestructuras y en tecnologías cada vez más punteras'.

EDF dice estar preparada para asumir la apuesta. La compañía ha previsto invertir 40.000 millones de euros hasta 2010. Dentro de este periodo, la empresa dedicará 8.000 millones en los próximos tres años a proyectos de desarrollo y de crecimiento externo. No obstante, las posibles adquisiciones de la compañía 'deberán ser coherentes con nuestra estrategia y contribuir rápidamente a los resultados de la compañía'. En definitiva, y como señaló Gadonneix, la eléctrica 'no excluye nada'.