Inmobiliario

El difícil camino de las promotoras hacia la vivienda sostenible

La mayoría de las inmobiliarias cree que la demanda de casas bioclimáticas es baja para su coste, según un sondeo

El 75% de las promotoras en España dicen estar incluyendo infraestructuras destinadas a mejorar el ahorro de energía y la sostenibilidad en las viviendas. Así se refleja en un sondeo realizado por el estudio de arquitectura GOP entre las 100 principales promotoras españolas. Sin embargo, el mismo estudio revela que la mayor parte de las inmobiliarias considera que este mercado está aún en 'fase embrionaria'.

Las constructoras no introducen ningún elemento bioclimáticos en sus edificaciones porque entienden que aumentan demasiados las complicaciones en el proyecto y su desarrollo. Aunque se pueda hablar a partir de estos datos de 'una cierta tendencia de mercado', apunta el estudio, lo cierto es que aún queda bastante por avanzar hasta llegar a cumplir las exigencias del Código Técnico de Edificación, que entrará en vigor previsiblemente en marzo.

La eficiencia energética de los edificios es el punto fuerte de las modificaciones del código. La totalidad de los inmuebles residenciales que se comiencen a construir en España a partir de 2007 deberán tener una instalación de paneles solares que permita a las familias disponer de agua caliente sanitaria sin necesidad de utilizar combustible. Sin embargo, las promotoras prefieren introducir primero infraestructuras como iluminación y aislamiento, elementos de coste más bajo, en lugar de los paneles solares, mucho más caros.

'Alemania tiene cinco veces más paneles solares que España. Allí está mal visto que una casa carezca de ellos', dice el estudio de arquitectura GOP

Sin embargo, según el estudio de GOP, estos elementos se perciben entre los promotores como difíciles de implantar y caros de instalar y son muy poco utilizados en las viviendas que se promueven en la actualidad.

Favorecer el aprovechamiento de la luz exterior, mejorar el aislamiento de la vivienda o la orientación del edificio (aunque este concepto no depende de las decisiones de la promoción sino de las ordenanzas del Ayuntamiento) son las estructuras bioclimáticas más valoradas por las promotoras. También son 'las más fáciles de integrar y las de menor coste', apunta Bruce Fairbanks, socio director de GOP.

'Las grandes promotoras están incluyendo algunos criterios bioclimáticos, pero pocos, sobre todo en vivienda. No llegan ni a los mínimos que va a exigir el CTE. En las pequeñas promotoras no se hace nada. Buscan una rentabilidad mayor a corto plazo y no incluyen planteamientos de ahorro de energía', afirma Marta Rodríguez-Gironés, técnico del área de urbanismo y vivienda de la Federación Española de Municipios y Provincias, promotores de iniciativas de edificación sostenible.

Costes y aceptación social

El parque urbano representa, según cálculos del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía, la mitad de las emisiones de dióxido de sulfuro, presente en los combustibles y en los residuos domésticos; la cuarta parte de las de óxido nitroso y la tercera de las emisiones de dióxido de carbono, el gas con más incidencia en el efecto invernadero y en el calentamiento del planeta.

El reto de España es llegar a los niveles de sostenibilidad del resto de los países de la UE y cumplir los compromisos medioambientales asumidos a nivel mundial. 'Alemania, con mucho menos sol, tiene cinco veces más paneles solares que España. Allí está hasta mal visto que una casa carezca de estos elementos', explica Eduardo Montero, socio de GOP.

Según Carlos Aymat, director del gabinete técnico del Consejo General de la Arquitectura Técnica de España, 'los cambios en la construcción se introducen con lentitud. Es un sector con muy poca inversión en innovación. El CTE impulsará este aspecto. Mejorará la calidad de las edificaciones y aumenta su sostenibilidad', explica y sostiene que estas modificaciones añaden incertidumbre: 'Al sector le urge que se apruebe pronto. Estos cambios no son un salto al vacío, pero son varios importantes al mismo tiempo y hay que afrontarlos'.

Rentable ahorro energético

'A largo plazo es mucho más rentable construir según las exigencias del CTE porque el ahorro de energía es muy importante', afirma Marta Rodríguez-Gironés, técnico de la FEMP. El agua caliente sanitaria es, según datos del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía, el segundo mayor consumidor de energía de los hogares españoles. La instalación de este tipo de paneles solares térmicos puede suministrar hasta el 60% de las necesidades de agua caliente de una vivienda. 'Es una inversión que se amortiza en un periodo corto', explica Montero, 'en los 10 primeros años el ahorro paga la instalación. Los 20 años siguientes, que puede durar la instalación, son ahorro para el usuario'. Gracias a las subvenciones, dice Ángel de Diego, arquitecto especializado en vivienda sostenible, las empresas eléctricas compran energía al usuario que instala paneles solares fotovoltaicos en su casa a un precio muy atractivo.