Enmienda

El Estado tendrá mayoría en los consorcios que gestionarán los grandes aeropuertos

El PSOE defendió ayer en el Congreso una enmienda a una proposición de ley de Esquerra Republicana en la que fija los criterios del Gobierno sobre la futura gestión de los aeropuertos de interés general. En ella propone que la misma recaiga en un consorcio integrado por el Gobierno central, la comunidad autónoma correspondiente y el ayuntamiento del área de influencia más inmediata, en el que, en todo caso, 'la Administración del Estado ostentará la mayoría'.

Según la iniciativa gubernamental, dicho consorcio asumirá competencias sobre la planificación, la gestión del territorio y las instalaciones y servicios que se presten en el interior del correspondiente aeropuerto. Los servicios de navegación aérea correspondientes a todos los aeropuertos, se asegura en la enmienda defendida por el Grupo Socialista, seguirán siendo competencia de AENA y se prestarán por este Ente Público. Los aeropuertos de interés general aportarán anualmente a éste último un porcentaje de su facturación anual a establecer en cada caso para financiar la red de estas infraestructuras del transporte.

La enmienda presentada por el PSOE respeta el acuerdo cerrado por el Gobierno con Convergencia i Unió e Iniciativa per Cataluña, por el que el primero cede a la Generalitat la gestión de puertos y aeropuertos en régimen de exclusividad, pero remite la de los que son de interés general a un futuro consorcio.

ERC y también CiU, en un principio, aspiraban a que el Gobierno transfiriera a la Generalitat la gestión del aeropuerto de Barcelona, incluyendo el control sobre su régimen jurídico, la planificación y la gestión del territorio, las instalaciones y los servicios que se prestan en su interior, así como su régimen económico y fiscal.

En la proposición debatida ayer en el Congreso, ERC defendió sin éxito que la Generalitat tenga mayoría en el futuro consorcio y que el Gobierno garantice una financiación regular para el cumplimiento de las inversiones previstas para el periodo 2006-2009.

ERC también demanda un régimen especial de funcionamiento para los puertos de Barcelona y Tarragona que ofrezca mayor autonomía.