Barajas

AENA y los controladores pactan aumentar los vuelos

La capacidad del nuevo Barajas aumentará un 8% a partir de marzo al pasar de 78 a 84 despegues y aterrizajes a la hora. Este incremento se logra en virtud de un acuerdo entre AENA y los controladores y aliviará las horas punta del próximo verano antes de que el uso independiente de las cuatro pistas permita elevar la capacidad a 120 operaciones a la hora.

El sindicato mayoritario de los controladores aéreos, USCA, y la empresa propietaria de los aeropuertos, AENA, han alcanzado hace diez días un pacto sobre el calendario y los procedimientos para poner a pleno rendimiento las cuatro pistas de aterrizaje y despegue del nuevo aeropuerto de Barajas.

Ambas partes se han puesto de acuerdo, en primer lugar, en las medidas que se deben tomar para conseguir un aumento pequeño, pero inmediato de la capacidad del nuevo aeropuerto de Madrid, que estará en vigor desde marzo hasta el próximo mes de octubre. Hasta ahora el número de despegues y aterrizajes máximo se limita a 78 cada hora.

Será precisamente en otoño cuando entren en operación los nuevos procedimientos del aeropuerto ampliado y cuando se aplique el sistema de control aéreo diseñado específicamente para la nueva configuración de las pistas y espacio aéreo de Barajas.

El número de controladores de servicio es 96, mientras los puestos operativos ascienden a 49

En función de dichos procedimientos y sistemas, la capacidad del aeropuerto permitirá elevar hasta 120 el número de aterrizajes y despegues a la hora.

AENA y el USCA (Unión Sindical de Controladores Aéreos) han pactado igualmente la manera de afrontar el proceso de formación del colectivos de controladores aéreos que trabajan en Madrid en los nuevos procedimientos y equipamientos técnicos adaptados al nuevo Barajas.

El acuerdo alcanzado en lo que respecta a la ordenación de la operación del control aéreo durante el periodo transitorio que discurrirá entre la última semana de marzo y el mes de octubre, contempla el incremento del número de despegues y aterrizajes en un 8%. Se subirá de los 78 movimientos actuales a la hora, hasta 84.

Tales medidas y el consiguiente aumento de capacidad están encaminadas a absorber el impacto del aumento de tráfico que se produce durante la temporada alta de la aviación comercial española, que abarca precisamente desde abril hasta octubre.

Las medidas pactadas con este objetivo son varias. En primer lugar, y desde ahora mismo, se están utilizando las cuatro pistas del aeropuerto, las dos tradicionales más las dos nuevas. Tal uso a efectos de control no se realiza de modo independiente, sino de manera coordinada, de forma que no se realizan por ahora despegues y aterrizajes de dos aeronaves en paralelo.

Por otra parte se ha creado un nuevo sector de control que está destinado específicamente a coordinar los conflictos de operación entre la nueva pista de aterrizaje de Barajas y los despegues que se realizan en el aeropuerto militar de Torrejón de Ardoz.

El sindicato de controladores emitió ayer un comunicado en el que 'valoran positivamente la puesta en servicio de las nuevas infraestructuras de Barajas'. Explican que paralelamente a la ampliación del aeropuerto 'se ha producido un crecimiento en el servicio de control'. Según el sindicato, Barajas cuenta con 140 controladores, de los que 96 se ocupan de funciones directas de control, 23 están en tareas de instrucción y 17 en estructura de gestión. USCA afirma igualmente que con esta plantilla 'se cubren diariamente 49 puestos operativos'. En base a estos datos se puede calcular que cada controlador de Madrid tiene que cubrir una jornada operativa cada dos días.

La patronal de las aerolíneas defiende el aeropuerto

La Asociación de Líneas Aéreas (ALA), la patronal que agrupa a la práctica totalidad de las compañías que operan en la T-4 afirma que la puesta en marcha del nuevo Barajas 'ha sido la más eficiente y menos conflictiva entre las operaciones similares que se han producido en los aeropuertos de las mayores ciudades del mundo'. Su presidente, Pablo Olmeda, afirma que 'inaugurar la T-4 y su satélite es como poner en marcha de un día para otro una ciudad, y es ingenuo que se pueda realizar sin fallos'.

El Colegio Oficial de Pilotos, por su parte, ha valorado también de forma positiva la inauguración del nuevo Barajas. Ha criticado, no obstante, lo ajustado de los plazos en los que les ha sido entregado a las compañías y a los pilotos los nuevos procedimientos de rodadura del aeropuerto. 'En estos primeros días, los comandantes entran en las calles de la plataforma de Barajas como si fuera la primera vez'.