æscaron;ltima

El fenómeno Ferran Adrià entra en el reino de la comida para llevar

Lo inimaginable ocurrió ayer en Madrid: el chef más aclamado por la prensa internacional, Ferran Adrià, comiéndose una hamburguesa. A su lado, y degustando otra, estaba el presidente de NH Hoteles, Gabriele Burgio. Los dos socios, a la cabeza de la cadena de restauración Fast Good -Adrià aporta los conceptos; la cadena hotelera, la inversión-, se prestaron al juego durante la presentación del local de la calle Juan Bravo, abierto desde finales de diciembre.

El nuevo Fast Good viene con sorpresa: el Fast Go, la última apuesta de Adrià. Una comida rápida y buena, pero para llevar, o más bien, para hacer en casa. Huevos fritos perfectos con pimientos por menos de cuatro euros es una de las posibilidades que la tienda integrada en el restaurante propone. Una caja con dos huevos, su bote de pimientos, su frasco de pimentón y otro con sal, todo listo para preparar siguiendo los consejos indicados en el envoltorio por el chef.

Se trata de un nuevo paso en el concepto del Fast Good, que nació en el local de la madrileña calle Padre Damián inaugurado a principios de 2005. Un año más tarde, acuden a él una media de 230 clientes por día. En marzo la cadena abrió otro restaurante en Santiago de Chile. 'Comemos deprisa, pero comamos bien', explica Adrià. æpermil;sta es la clave del proyecto y la tienda su última apuesta. 'Con los Fast Go, pretendemos dirigirnos a la gente que sale del trabajo y quiere cenar bien en casa', explica el director de la cadena, José Pedro Barquero.

'Dejaremos este negocio cuando seamos más grandes que McDonalds', ironiza Gabriele Burgio, presidente de NH Hoteles

Aún es pronto para avanzar resultados, ya que el establecimiento de Juan Bravo es el único que integra el Fast Go, pero Barquero asegura que el concepto está funcionando. 'Se vende bastante bien, sobre todo el pollo, que representa alrededor de un 25% de las ventas', explica. De momento el local se nutre principalmente de trabajadores de la zona, y 'de alguna señora que viene de compras por Serrano', que quieren disfrutar de comida rápida. La calidad es controlada dos veces por semana por un equipo del famoso Bulli, de Ferran Adrià. 'Contamos con que este local sea rentable a partir de abril. Además en verano tendremos una terraza y pensamos incorporar los granizados y cócteles del Bulli', explica Barquero.

Al chef no le falta ideas ni a los directivos de NH Hoteles ambición. La cadena hotelera ha invertido 2,6 millones de euros en los tres establecimientos creados hasta ahora. El próximo restaurante abrirá en mayo en las Palmas de Gran Canaria. En Madrid se inaugurarán por esas fechas dos nuevos centros que también integrarán el Fast Go. Adrià promete más espacio para las frutas y más novedades y asegura que aportarán 'el concepto casi definitivo'.

Pero el mayor reto está por llegar. NH Hoteles se propone terminar el año con un total de 12 restaurantes Fast Good en España, con una inversión de siete millones de euros. La expansión internacional iniciada Chile sigue en marcha: la compañía estudia diversos proyectos en Latinoamérica, Asia y Estados Unidos. 'Dejaremos este negocio cuando seamos más grandes que McDonalds', ironiza Burgio.