Mercados

La Bolsa sube el 3,45% en un enero complicado

El Ibex saldó enero con una subida del 3,45%. La Bolsa despidió un mes de movimientos empresariales, consolidación y altas dosis de volatilidad en los 11.104,3 puntos, el nivel más alto desde octubre de 2000.

Un mes turbulento que concluye con el Ibex en máximos. La Bolsa española ha logrado sortear una serie de amenazas que presagiaban un inicio de año complejo. La escalada del precio del petróleo, -el Brent ha pasado del 58,9 a 65,89 dólares en un mes-, el nerviosismo que desataron los problemas de fraude que rodearon a la compañía de internet japonesa Livedoor, unido a la incertidumbre que generaba la temporada de resultados empresariales hacían temer un mes difícil.

La Bolsa, sin embargo, ha superado los primeros sobresaltos con nota y ha repuntado con fuerza desde el mínimo de 10.665,6 puntos que tocó el 24 de enero. En la sesión de ayer subió el 0,6%, el mayor avance de la región, en una jornada de escasas variaciones en Europa, a la espera de conocer el resultado de la reunión de la Reserva Federal. Así, en cinco sesiones el Ibex acumula una ganancia del 4,11% que ha situado el índice en los 11.104,3 puntos, un nivel no visto desde principios de octubre de 2000.

'Los problemas de Japón parecen algo puntual -el Nikkei cerró ayer en máximo de cinco años- y los resultados han ido mejorando después de los primeros sustos de Intel, Yahoo o France Télécom', comenta Natalia Aguirre, de Renta 4.

Un repunte mensual que se produce, además, sin la aportación de Telefónica y Repsol, dos pesados del índice. La operadora, contagiada por el mal sentimiento del mercado hacia el sector, ha caído el 1,18% en enero, un retroceso, que pese a ser inferior al 4,4% que pierde el índice europeo supone un gran lastre para el índice. Repsol, por su parte, concluye el mes con una caída del 9,57% tras la lluvia de recomendaciones a la baja que ha recibido tras recortar sus reservas un 25%. Altadis, otro gran freno del Ibex, cayó el 10,73% azotada por la guerra de precios que inició su rival Philip Morris al bajar el precio de Marlboro por debajo del de Fortuna.

Estas fuertes caídas se han visto contrarrestadas por la escalada de Arcelor. La compañía ha repuntado el 37,2% debido a la opa hostil que ha recibido de Mittal Steel. La gran banca también ha sido decisiva a la hora de sostener los avances: BBVA se ha anotado un 10,21% y Santander, un 6,19%, apoyados en los resultados, unas valoraciones atractivas y la buena marcha de sus negocios en Latinoamérica.

El buen comportamiento del Ibex ha permitido que recorte distancias con el resto de índices europeos. La Bolsa española superó en enero al Footsie (+2,5%) y al Euro Stoxx (+3,1%), mientras que quedó por detrás del Cac (+4,9%) y el Dax (+4,9%).

Los expertos reconocen que el fondo sigue siendo comprador pero aconsejan cautela. En EE UU el consumidor empieza a acusar las subidas de tipos y el petróleo como reflejó el viernes la primera previsión del PIB del tercer trimestre -subió el 1,1% frente al 2,8% esperado-. Y si el crecimiento en EE UU realmente sufre, muchos temen que Europa se resienta.

El despegue mensual se produce pese a los retrocesos de Repsol y Telefónica

Wall Street despide a Greenspan con indecisión

La última reunión de Alan Greenspan al frente de la Reserva Federal concluyó sin grandes sobresaltos. El maestro se despidió de su cargo con una subida de tipos de un cuarto de punto que situó el precio del dinero en el 4,5%, tal y como esperaba el mercado.

Wall Street aguardaba con impaciencia el mensaje de la autoridad monetaria con vistas a lo que ocurrirá en la reunión del mes de marzo, verdadera incógnita del mercado. Y el comunicado despejó pocas dudas.

La autoridad monetaria dejó entrever que de momento no va a frenar las subidas de tipos de interés, lo que deja abierta la posibilidad de más de una subida adicional sin necesidad de que haya una pausa en marzo. 'El comité considera que se requerirá un endurecimiento monetario adicional para mantener los riesgos de un crecimiento económico y la estabilidad de precios en equilibrio'.

El mercado, en un principio, reaccionó a la baja después de un arranque de sesión de escasas variaciones a la espera de conocer la decisión de la Reserva Federal. Con el paso de las horas los índices se estabilizaron y al cierre los descensos eran leves. El Dow Jones perdió un 0,3%, el S&P 500, el 0,4% y el Nasdaq un imperceptible 0,04%.

Los últimos indicadores empresariales muestran que la economía estadounidense se desacelera, y aunque la inflación aún se mantiene contenida, el componente de precios del PIB publicado el viernes mostró un incremento superior a los esperado, lo que dificulta la política monetaria. La Reserva Federal también reconoció ayer que 'los elevados precios energéticos tienen el potencial de añadir presiones inflacionistas'.

El euro, pese a todo, rompió con cinco caídas consecutivas y recuperó la cota de 1,21 dólares. La deuda, por otra parte, reaccionó con una acusada caída al mensaje de Greenspan, pero se recuperó poco después y el bono a 10 años subió levemente al cierre. El rendimiento cayó 0,006 puntos hasta el 4,521%

En Europa los inversores reaccionarán hoy a las palabras de Greenspan. La región contará además con otra referencia importante mañana cuando conozca la decisión del BCE respecto a los tipos de interés. El mercado espera que los mantenga en el 2,25% pero también buscará pistas de cara a la reunión de marzo.