Resultados

Ibercaja supera sus previsiones al ganar un 27% más en 2005

Ibercaja superó en 2005 el crecimiento previsto. Durante el pasado ejercicio, la entidad aragonesa obtuvo unos beneficios netos de 200 millones, un 27,07% más que el año anterior. El presidente de la caja, Amando Franco, se mostró satisfecho con los resultados obtenidos. '2005 ha sido un gran año para Ibercaja', afirmó.

El volumen de actividad se incrementó un 27,74% y supera ya los 55.000 millones de euros. Los aumentos del crédito (28,79%) y de los recursos de clientes (27,06%) han sido los principales impulsores de estos resultados. Según José Luis Aguirre, director general de la entidad, 'el principal objetivo de la caja son las familias'.

Entre los préstamos concedidos destacan la concesión de hipotecas y los créditos al consumo. La financiación para la compra de viviendas creció el 33,84%. Mientras, los créditos al consumo aumentaron un 50,38%.

La presentación de resultados permitió a la caja mostrar su rechazo a la política de comisiones cero abierta hace dos semanas por el Santander y a la que se han sumado algunas cajas. 'Tenemos un criterio flexible pero, al final, los costes de la entidad tienen que repercutir en el cliente', afirmó Aguirre. Para el director general de Ibercaja, la mejora de la calidad del servicio y del asesoramiento resultan más importantes que la supresión de comisiones.

La caja aragonesa no pierde ojo de la marcha de la evolución de la opa de Gas Natural sobre Endesa. Ibercaja posee un 0,59% del capital de la eléctrica. Franco juzgó positivas las maniobras desplegadas por Manuel Pizarro, presidente de Endesa, ante la oferta de la gasista. 'Pizarro trata de defender los intereses de los accionistas. Tanto él como el mercado creen que la acción vale más de lo que se ha ofertado', afirmó el presidente de Ibercaja.

Aguirre informó de que las plusvalías de la venta de Auna la caja poseía un 0,98% 'han ido a parar a provisiones futuras y no aparecen en las cuentas'.

Franco añadió ayer que en 2006 la caja apuesta por la diversificación, por el fomento de la financiación del sector empresarial y por el crecimiento en toda España.

La ambición de ser una caja nacional

'Seguiremos apostando por el crecimiento'. Así de contundente se expresa el presidente de Ibercaja. En 2005 la caja inauguró 44 oficinas y 20 en 2004, para cerrar al año con 1002 sucursales. Estas aperturas siguen las directrices marcadas por el plan estratégico fijado en 2004, donde la caja mostraba su vocación de pasar de estar presente en algunas regiones a tener un ámbito nacional. 'Este año abriremos 50 oficinas', informó el director general de Ibercaja.

La entidad opera ya en todas las provincias españolas, salvo Lugo, Zamora, San Sebastián y Segovia. Las zonas prioritarias de expansión en 2006 serán Madrid y la costa mediterránea. 'Esperamos cerrar el año con 200 oficinas en la Comunidad de Madrid y 135 en el arco mediterráneo', explicó Aguirre. Para 2007 la caja abrirá 36 oficinas para alcanzar las 150 nuevas fijadas en el plan.