Inversión

El riesgo para la inversión en el extranjero retrocede

Los riesgos políticos para la inversión disminuyen a nivel mundial, según la intermediadora de seguros Aon Credit. Brasil y Colombia mejoran su evaluación y, entre los destinos principales de España, sólo empeora Bolivia.

Los riesgos de componente político que afronta la inversión española en el exterior tienden a aminorar. El mapa de riesgo político y económico, que elabora anualmente la intermediadora de seguros Aon Credit, registra en su edición de 2006 avances positivos en países como Brasil, Colombia, Argelia o Libia, destinos de importantes cantidades de capital español. En total, hasta 23 países han mejorado su clasificación respecto al año pasado. En el otro lado de la balanza se sitúan Bolivia e Irán, que por circunstancias políticas muy diversas ven empeorada su nota. España, como casi toda Europa Occidental, obtiene una calificación de riesgo bajo.

Brasil, un destino fundamental de la inversión española, es el país que mejor ha evolucionado: Aon Credit lo clasifica como de riesgo muy bajo, en vez del riesgo medio del año pasado, gracias a la sostenibilidad de las cuentas públicas lograda por el gobierno de Lula da Silva. Javier Valero, de Aon Gil y Carvajal (filial española del grupo), sostiene que es improbable un cambio a corto plazo: 'Incluso si el ala más izquierdista del PT abandona el Gobierno, Lula cuenta con posibles apoyos de centro que sostendrían su política económica'. Una hipotética derrota del PT en las elecciones presidenciales de este año dejaría el poder en el partido de centro-derecha, que no contempla grandes cambios económicos en su programa. También mejora Colombia, aunque el riesgo todavía es medio-alto. En cambio, la intermediadora de seguros cree que la llegada al poder del izquierdista Evo Morales ha elevado el riesgo para las inversiones en Bolivia, un país de destino importante de la inversión española. La posible nacionalización de las explotaciones energéticas es un factor a tener muy en cuenta en los próximos meses.

A diferencia del año pasado, cuando señalaban que las reformas económicas no estaban siendo acompañadas por la evolución institucional, a juicio de los analistas de Aon Gil y Carvajal la inversión en China ya no supone un riesgo político especialmente reseñable. La firma estima que el modelo un país, dos sistemas está funcionando correctamente.

Aon Gil y Carvajal observa una reducción del riesgo político de China

Las zonas en las que se concentran los países con mayor riesgo para la inversión son, un año más, la columna vertebral del continente africano y los países de la antigua Unión Soviética. Los mayores incrementos de riesgo se han registrado en Irán -en virtud de la crisis nuclear desatada por su nuevo presidente- y Oriente Próximo -por el reciente triunfo electoral de Hamás.

Según el estudio, la mayoría de los riesgos proviene de posibles interferencias políticas, deficiencias legales e institucionales, y posible impago de la deuda soberana. Otros riesgos anejos a la inversión son, según la aseguradora, la dificultad para encontrar socios de confianza en el extranjero y la debilidad de ciertos puntos de la cadena de suministro.