Precios

Philip Morris desata la guerra del tabaco

La filial española de Philip Morris revolucionó ayer el sector tabaquero. Ha respondido a la subida de impuestos y al alza de los precios de Altadis bajando sus principales marcas. Por primera vez en la historia, su enseña más importante, Marlboro, es más barata que la principal marca de Altadis, Fortuna (2,35 frente a 2,50 euros).

Guerra de precios. Philip Morris sólo ha tardado un día en responder a la subida de las cajetillas de Altadis, que el miércoles incrementó entre 25 y 40 céntimos el precio de sus cajetillas. El contraataque de la tabaquera estadounidense da un vuelco al sector, al bajar entre 40 y 45 céntimos sus principales marcas.

El buque insignia de Philip Morris, Marlboro, deja de ser una de las marcas más caras. Desde ayer cuesta 2,35 euros frente a los 2,75 anteriores. Si hubiese repercutido la última subida de impuestos, su precio debería haber alcanzado los 3,05 euros. Por primera vez en la historia, la cajetilla más vendida de Altadis, Fortuna, es más cara que Marlboro (2,50 frente a 2,35 euros). Lo mismo sucede con otras enseñas de Altadis, como Nobel o Ducados, que también se venden a 2,50 euros. Además, Philip Morris ha bajado 45 y 40 céntimos los precios de L&M y Chesterfield, hasta 1,75 y 2,00 euros.

'No nos quedaba otra opción para poder competir' afirma un portavoz de Philip Morris. 'La reforma fiscal mantiene una estructura proporcional que fomenta el tabaco de bajo precio y hemos tenido que reposicionarnos', asegura la compañía. Justifican esta medida con la subida de sus dos marcas baratas, Next y Basic, que desde ayer se comercializan a 1,75 euros, frente a los 1,30 euros con los que salieron al mercado antes del verano. De esta manera, las dos marcas baratas de Philip Morris cuesta lo mismo que Ducados Rubio, la cajetilla de Altadis líder en el segmento de bajo precio.

'Hemos subido nuestras marcas baratas y hemos bajado las caras'. El objetivo, 'garantizar un diferencial de precios que nos permita competir, después de lo que ha pasado en los últimos meses con las marcas baratas', apuntan en la compañía en referencia al auge del tabaco barato. Según Manuel Juan Fernández Vicario, presidente de la Unión de Asociaciones de Estanqueros de España 'más del 50% de las ventas actuales son de menos de dos euros, cuando antes del verano sólo eran el 8%'.

La medida de Philip Morris responde a la decisión del Gobierno que hace una semana incrementó los impuestos especiales del tabaco en un intento de combatir el ascenso del bajo precio. 'Seguimos pensando que la solución es un impuesto mínimo', asegura el portavoz de la tabaquera estadounidense. Establecer un suelo de precios de dos euros para el tabaco a través de la creación de un impuesto mínimo es la medida que viene defendiendo el sector tabaquero.

Tras el contraataque de Philip Morris, la hispano-francesa Altadis podría replantearse su estrategia de precios ya que reconocen 'estar estudiando la nueva situación del mercado'. También queda por saber qué harán las otras dos grandes compañías del sector. British American Tobacco (BAT) reconoce que 'está estudiando' su estrategia, mientras que Japan International Tobacco (JIT) prefiere no hacer comentarios.

Amenaza de huelga de los estanqueros

La bajada de los precios de las principales marcas de Philip Morris 'es una jugada empresarial, aunque es una medida inestable para nosotros', reconoce el presidente de la Unión de Asociaciones de Estanqueros de España.

'Estamos con los mismos precios que en 1996', apunta Fernández Vicario que se muestra muy crítico con el alza impositiva realizada por el Gobierno. 'No han sabido tomar decisiones, o no han querido, para frenar las ventas del tabaco barato', asegura. 'Nos reuniremos el próximo martes para decidir si llevamos a cabo protestas, como el cierre de los estancos durante un par de días o el boicot a las ventas de tabaco barato', afirma Fernández Vicario.

La hispanogala cayó ayer un 4% en Bolsa

Los últimos movimientos en el sector tabaquero no están sentando bien a la cotización de Altadis. Los títulos de la compañía presidida por Antonio Vázquez cerraron ayer con una caída del 4,01% hasta 34,95 euros por acción.

Ya el viernes, cuando el Gobierno anunció que subía los impuestos especiales, los títulos de Altadis terminaron la sesión con un descenso del 4,26%. Es decir, cada título de Altadis valía ayer 3,57 euros menos que el pasado jueves, lo que representa una caída del 10,2%, pese al respiro del miércoles cuando la tabaquera se revalorizó un 1,14%.

En el mercado continuo se negociaron ayer 11 millones de títulos de la tabaquera, por un importe de 383,6 millones de euros y fue la quinta compañía más negociada en el parqué español.

En lo que va de año, los títulos de Altadis han bajado un 8,79%, después de subir un 16,86% en el año 2005.

La guerra de precios abierta por Philip Morris dañará los ingresos de Altadis. También mermará considerablemente la recaudación de impuestos pese a la subida del viernes, puesto que cae la recaudación en el tramo ad valorem o proporcional.